Territorios 2016, cancelado

  • La organización del festival, previsto para este fin de semana, achaca la suspensión a "la pérdida de músculo económico" motivada por la crisis.

Comentarios 5

La organización del festival Territorios ha anunciado mediante un comunicado que suspende la celebración de su XIX edición, prevista para el viernes 20 y el sábado 21 en el Monasterio de La Cartuja. 

La nota, que avanza "la peor noticia imaginable después de 18 ediciones ininterrumpidas desde el año 1998", achaca la cancelación a la pérdida de "músculo económico debido a la crisis general (y del sector cultural en particular) y a la paulatina falta de apoyo por parte de las instituciones y las administraciones culturales". Por tal motivo, "la organización decide cancelar la edición de este año al no contar con la viabilidad económica necesaria para celebrar los conciertos".

Las primera alarmas respecto a la posible suspensión de Territorios saltaron en jornadas recientes con el retraso a la hora de confirmar los horarios de actuaciones por días. Proverbialmente, el festival siempre había tardado en anunciarlos, pero nunca hasta el límite de que dos días antes de su inicio aún no se hubiera comunicado a los espectadores.

Más pistas… La actividad en la redes sociales del festival, particularmente agitada en las semanas previas, cesó de manera brusca hace días. La última entrada en Twitter fue el pasado viernes 13; en Facebook, el lunes 16. Para rematar, este mismo miércoles no había aún indicio alguno de montaje de escenarios y resto de infraestructuras en el Monasterio de La Cartuja, lo cual dejaba un margen temporal estrecho, casi imposible, para que el viernes todo estuviera a punto.

¿Por qué se ha tardado tanto entonces en confirmar oficialmente la cancelación? Más importante aún, ¿cuál ha sido el motivo de ésta? Ambas preguntas están estrechamente relacionadas, como la propia respuesta: la organización habría estado intentando negociar hasta el último minuto una financiación extraordinaria de 200.000 euros con la que hacer frente, precisamente, a los gastos de montaje de infraestructura y sonorización.

¿Procedería ese desfase de una venta de abonos y entradas menor que la estimada inicialmente? Aunque el escueto comunicado de la organización nada aclara al respecto, fuentes del festival así lo reconocen.

Por su parte, fuentes del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS) confirman que el director del festival, Juan Antonio Pedrosa, les comunicó hace una semana la necesidad de contar con ese extra para llevar a cabo Territorios. La respuesta desde el Consistorio fue no. "Primero porque no disponíamos de esa cantidad; y segundo, porque sería ilegal", añaden las fuentes, que confirman que la organización del encuentro ya había cobrado el 75% de la subvención nominativa otorgada por el Ayuntamiento.

Tras la negativa municipal, Pedrosa habría seguido negociando con diversas administraciones, entidades y promotores, pero sin resultados positivos, como se desprende de la noticia de la cancelación.

"Agradecemos el apoyo de los que habéis seguido creyendo y apostando por el festival y os pedimos disculpas por todas las molestias ocasionadas con esta difícil decisión", finaliza el comunicado, que anuncia que "las devoluciones a los compradores de abonos y entradas se realizarán a partir de la semana que viene, para lo que os comunicaremos los pasos a seguir desde nuestra página web".

Con la cancelación de su XIX edición, prólogo a una posible definitiva desaparición de Territorios, la ciudad pierde a su gran festival musical por excelencia durante las dos últimas décadas, años en los que la adaptación a las circunstancias económicas fue una constante que modificó la naturaleza del encuentro de manera constante.

De aquellas primera y recordadas ediciones que llenaron de música escenarios y plazas de la ciudad, Territorios pasó a probar otras fórmulas, desde la programación extendida durante semanas en espacios emblemáticos como el Real Alcázar, el Monasterio de San Jerónimo, la Fundación Tres Culturas o el Auditorio de La Cartuja a la concentración de fechas en el Monasterio de La Cartuja. Allí llegó a contar el festival con hasta cinco escenarios. En la última edición fueron dos. En ésta, que ya no será, iban a ser tres.

También modificó Territorios su línea de programación, desde unos inicios centrados en la música de raíz hasta una ecléctica mescolanza de géneros y estilos que nos permitió disfrutar de un vertiginoso listado de artistas nacionales e internacionales procedentes del rock, el rap, la electrónica o el pop, de Wilco a Iggy Pop, de De La Soul a Matthew Herbert. 

Al frente de todo el asunto, Juan Antonio Pedrosa, melómano y empresario procedente en origen del ámbito cinematográfico, empeñado a toda costa en mantener el festival a flote pese a las deudas acumuladas durante los últimos años, ésos en los que Territorios asumió lo inevitable de sobrevivir gracias a la taquilla y no a las subvenciones públicas. Y ha aguantado hasta el final, hasta el último minuto. Probablemente Sevilla tarde algo más en asumir qué pierde con la cancelación de Territorios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios