Testigos de aquella transformación

  • La Casa de la Provincia acoge una exposición fotográfica de la Fundación Telefónica sobre los primeros pasos de la compañía en los años 20 y los cambios sociales y culturales derivados de la nueva tecnología

Imagine un mundo sin internet. Ahora lleve el ejercicio un poco más allá y supóngalo sin teléfono. Estamos en 1924 y la Compañía Telefónica Nacional de España (CTNE), asociada con la norteamericana International Telephone and Telegraph Corporation (ITT), inicia el tendido de las primeras líneas en nuestro país. "ITT importó los modos y técnicas estadounidenses, entre ellos la documentación gráfica rigurosa del proceso de creación de la compañía y de su trabajo", explica Francisco Serrano, director general de la Fundación Telefónica.

Fruto de aquella minuciosa labor testimonial, que abarca con especial abundancia el periodo comprendido entre 1924 y 1931, son más de 11.000 instantáneas originariamente registradas en los diversos soportes utilizados en la época -placas de cristal, acetatos, nitratos...- y casi 30 películas, hoy restauradas y catalogadas gracias al plan integral de conservación del archivo histórico de fotografía de Telefónica. Parte de ese legado puede verse en la Casa de la Provincia desde hoy, y hasta el próximo 20 de abril, en la exposición Transformaciones. La España de los años veinte en los archivos fotográficos de Telefónica, comisariada por Rafael Levenfeld y Valentín Vallhonrat.

"Se buscaron fotógrafos entonces de primera línea, testigos de los cambios que se estaban produciendo, hombres que venían del reporterismo gráfico acostumbrados a fotografíar aviones, carreras de coches... Eran los fotógrafos de la máquina", comenta Serrano en referencia a los ejecutores del plan de documentación ideado por la empresa: Alfonso, Claret, Contreras y Vilaseca, Dubois, J. Gaspar, Marín, Masip... "La intención era que dejaran constancia del tendido de las líneas telefónicas desde una perspectiva industrial. Pero ellos aportaron más: sensibilidad. A la hora de fotografiar un kilómetro concreto del tendido, esperaban a la puesta de sol o a que pasara una carreta", añade.

Estos documentalistas no limitaron su campo de acción a los tendidos. Entraron en las ciudades y fijaron en sus placas las obras de edificación de las sedes de la compañía. También a sus ocupantes. "La nueva tecnología que suponía el teléfono trajo también nuevas profesiones, como las telefonistas", señala Serrano incidiendo en uno de los cambios sociales, culturales y económicos derivados de la implantación del nuevo medio de comunicación: telefonista; mujer trabajadora; mujer emancipada.

Pese a lo brillante de su trabajo, los activos testigos de aquellas transformaciones -"los primeros fotógrafos de la modernidad en España", afirma Serrano- cayeron en el olvido tras la guerra civil. Pesó la simpatía republicana de buena parte de ellos -a Alfonso se le devolvió la cédula profesional después de que uno de sus hijos, falangista, intercediera por él- pero también el desastroso estado económico en que quedó el país tras la contienda y, con él, los medios impresos que significaban su supervivencia.

La muestra que ahora puede verse en la Casa de la Provincia, integrada por 114 fotografías -70 de ellas tomadas en Andalucía-, no sólo documenta los inicios de la hoy poderosa Telefónica; también supone un merecido homenaje a aquellos pioneros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios