¿Vamos a la cama?

Cía. Escenoteca. Textos, dramaturgia y dirección: Pepa Muriel. Coordinación técnica: Macarena Márquez. Técnico luz y sonido: Néstor García Arcos. Intérprete: Pepa Muriel. Lugar: Teatro Duque La Imperdible. Fecha: Sábado 1 de diciembre. Aforo: Tres cuartos.

Antes de ir a la cama hay que hacer pipí, ya lo dijo Albert Pla, y eso fue lo único que no advirtió Pepa Muriel, que encamó y encandiló en cuatro ocasiones a un buen número de "cuellicortos" en estos Cuentos para soñar despiertos, espectáculo infantil que arropa literalmente a los pequeños de la casa y les propone material onírico, tanto luminoso como preñado de sombras, con el que olvidar deberes y obligaciones.

Es éste un espectáculo para ellos, y los adultos y familiares, si acaso, están para alargar ese cuello y asombrarse de sus criaturas, por fin quietas y absortas. El tiro de cámara ideal sería desde el corazón del escenario, como Luis Cuadrado en El espíritu de la colmena, uno que sorprendiera a estos bichitos calentados por la luz de la imaginación. Pero, decimos, los mayores están aquí de sobra, sólo les queda completar desde la triste memoria el conjunto deshilachado de relatos de iniciación. Los niños, tumbados por turnos en camitas preparadas ex profeso sobre el escenario, poseen la única perspectiva completa del espectáculo y son ellos, que tuvieron imágenes en el horizonte y sobre sus cabezas, los que tendrían que haber escrito esta reseña. Desde la platea, el crítico gris no puede sino corroborar que el asunto merece la pena, que Pepa Muriel tiene la capacidad de transmitir cariño en cada uno de sus gestos y que los niños (no los hay más exigentes) se atoraban por ser los primeros en ir a dormir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios