Crítica de Música

Virtuosos con lazos verdes

Ross

Primer concierto del 13º programa de abono. Solista: Regina Chernychko, piano. Director: John Axelrod. Programa: 'Pinos de Roma ' de Respighi, Concierto para la mano izquierda de Ravel, 'La consagración de la primavera' de Stravinski. Lugar: Teatro de la Maestranza. Fecha: Jueves 7 de abril. Aforo: Casi lleno.

Luciendo unos (esta vez sí, justificadísimos) lazos verdes en protesta por la lamentable situación financiera de la orquesta, los profesores de la ROSS se reivindicaron con una actuación memorable e histórica. Al final, Juan Ronda Molina leyó un comunicado duro, pero razonable, suscribible en sus líneas generales por cualquier persona no ya con un gramo de sensibilidad artística, sino con una mínima fibra de conciencia cívica. El apoteósico movimiento final de la de Beethoven que sonó inmediatamente después como inesperada propina pareció más un grito de rabia que de esperanza.

No tenía por qué haber sido así, pero coincidió la emotividad reivindicativa con un concierto extraordinario, inolvidable. Y en ello mucho tuvo que ver la batuta de un John Axelrod que en los primeros compases de Los pinos de Roma llenó el teatro de un colorido deslumbrante. Matizadísimos los pasajes en penumbra de las catacumbas, con un clarinete (el de P. Szymyslik) estremecedor, dentro de una concepción de soberbia amplitud dinámica y crescendi planificados al detalle.

La ucraniana Regina Chernychko hizo una versión acaso algo inmadura y superficial de la gran partitura de Ravel, pero no le faltaron sensibilidad ni calidez a su toque, y la orquesta la arropó con una sábana de sonidos tornasolados de delicada belleza. En La consagración de la primavera, Axelrod llevó a los profesores de la ROSS al delirio con una interpretación controlada hasta en sus más nimios detalles rítmicos y tímbricos, de una energía telúrica, una precisión casi quirúrgica y un poder comunicativo arrasador. La ROSS, cercana esta vez a la centuria y trascendida toda coyuntura, respondió como un conjunto de virtuosos desatados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios