Arte

En busca de lo sublime

Comentarios 0

La relación entre paisaje y abstracción tiene hondas raíces que llegan hasta los primeros románticos alemanes. Aquellos jóvenes, en efecto, abandonaron la visión de la naturaleza como algo que podía ordenarse plenamente por la razón humana y la percibieron como tierra fértil (nos ha dado la vida) que sin embargo nos desborda y no puede por tanto instrumentalizarse. Antes que disponer de ella hay que sentirse en su interior. Estas ideas, presentes en Novalis y en Hölderlin, impulsan también la labor de Caspar David Friedrich que cambió la percepción del paisaje: prefirió la grandiosidad de la naturaleza a su belleza y sustituyó la mirada ordenadora por la percepción incierta del viajero.

Estos dos valores, el de los espacios sublimes (que nos desbordan y a la vez muestran nuestra dignidad) y el de la mirada cruzada por el tiempo los harán suyos, mucho después, los pintores abstractos de la Escuela de Nueva York: su pintura expandida, que parece desbordar los límites del lienzo, normalmente de grandes dimensiones, evoca, en efecto, espacios inabarcables e invitan al espectador, más que a mirarlos, a recorrerlos. No son desde luego paisajes, pero sí evocan en silencio a ese otro, tan fértil como esquivo, que es la naturaleza.

Entre estos dos legados pictóricos se mueve el trabajo de David López Panea (Sevilla, 1973). Sus dibujos -de trazos fuertes y buen sentido estructural- y el gran cuadro Sin título (en el muro derecho de la galería) hacen pensar en la enigmática identidad de la naturaleza, cercana y a la vez ajena, que establecieron los románticos; otras, como La más vieja de todas las heridas, se adentran en la tradición abstracta, minimizan el elemento representativo y dejan que la pintura transmita la relación que el autor mantiene con el paisaje.

No es un camino fácil pero López Panea lo aborda con una poética personal y un lenguaje pictórico cuidadoso y elaborado. Dos claves para establecer un mundo propio.

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios