"Mi carrera, salvo un par de años, fue un durísimo camino de espinas"

  • El banderillero Jesús Pérez 'El Madrileño' se ve obligado a abandonar el toreo después de tres operaciones

El banderillero Jesús Pérez El Madrileño ha luchado durante algo más de medio año por volver a los ruedos, un periodo en el que ha sido operado hasta en tres ocasiones del fémur de la pierna izquierda y de la cadera. Los doctores han dictaminado que no podrá volver a torear. El madrileño sufrió una espeluznante cornada el 24 de julio de 2007, en Mont de Marsan (Francia), actuando a las órdenes del novillero Rubén Pinar. El novillo le empitonó y le atravesó el fémur y la rótula, ocasionándole destrozos en el citado hueso y también en la cadera.

El torero, de 38 años y nacido en Madrid, afirma que "en la Seguridad Social ya dan por hecho que no podré torear. Ya han pasado los papeles al tribunal médico. Francamente, me encuentro muy mal moralmente. Físicamente, me falta un trozo de la cabeza del fémur y cartílagos. Puedo caminar, pero no puedo correr, no puedo banderillear".

El banderillero anhela continuar ligado al mundo de los toros: "Yo he dado mi vida por la Fiesta. Me gustaría que me ofrecieran algo serio. Sería la única forma de encontrarme feliz. Ya fuera acompañando a un torero, en el mundo del apoderamiento, de la empresa o en el de la comunicación. Pero eso se me escapa de la mano".

Considerado un banderillero con proyección, El Madrileño comenzó en el toreo "a los 9 años. A los 10 toreé mi primer becerro. Con 11 años debuté en Alcorcón y a los 16 lo hice de luces. Mi carrera, salvo un par de años, fue un durísimo camino de espinas. Como recordará salí a hombros en Las Ventas, al cortar dos orejas a un novillo de Buenavista. Fui triunfador en San Isidro. La alternativa, en el 94, fue de gran expectación, con dos figuras del toreo, como Palomo Linares y Enrique Ponce, y funcionando la reventa. Pero me estrellé. Ésa es la pura realidad. El primer toro no valió nada. El segundo tuvo problemas y para un torero que no estaba totalmente preparado era como echarlo a los leones. Al año siguiente no tuve suerte en San Isidro y luego toreé poco hasta que me marché. La última corrida que toreé fue en la plaza venezolana de Maracay en el año 2002. Luego, del 2004 al 2007, he disfrutado como banderillero. He toreado con Alberto Aguilar, Gabriel Picazo, Juan Mora, Rubén Pinar y El Fundi".

Jesús Pérez El Madrileño, un torero que impactó como novillero por sus buenas maneras y que crecía con fuerza como banderillero, aunque hundido por su mala suerte, se resiste a asumir la realidad y deja en el aire una pregunta: "¿Quién sabe si dentro de dos o tres años no inventan una prótesis que me valga a mí para poder volver a torear?".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios