Una "comunidad" en torno a los libros

  • Recién abierta en la Plaza del Pelícano, la librería Quilombo se ofrece a los lectores y al barrio como punto de encuentro además de como tienda al uso

Es bastante más habitual en los últimos tiempos, por desgracia, hablar de librerías que cierran. Pero también hay algunas felices excepciones. Es el caso de Quilombo, que hace poco más de una semana abrió sus puertas en el número 8 de la Plaza del Pelícano. La regentan José María Rodríguez Tous e Inma del Pando, ambos ligados desde siempre al mundo del libro, por medio de sus sellos Deculturas y Quilomba, este último especializado en cómics, o a través de distintas labores para otras editoriales, todo el arco de la producción, desde corrección a diseño de arte. "Gracias a esta experiencia los dos habíamos acumulado un montón de fondos, y además desde hacía tiempo buscábamos un espacio donde ofrecer cursos, talleres, actividades encaminadas a la formación", explica él.

Quilombo no será "una librería de novedades al uso, porque no tendría sentido". La idea , explica Del Pando, es ser "libreros polivalentes capaces de crear con cariño y rigor un espacio al que la gente quiera volver y de implicar también a la gente del barrio, es decir, poco a poco convertir la librería en una pequeña comunidad". "Ahora mismo estamos diseñando un calendario de actividades, y lo queremos hacer bien, no queremos correr", añade la librera. Aun así, hay algunas previstas. La primera de ellas comenzará el próximo jueves día 9 y consistirá en un club de lecturas que bajo el título Odiseas y a cargo de Alberto Marina Castillo recorrerá en varias sesiones durante algo más de un mes diversos clásicos desde Grecia y Roma hasta nuestros días. Habrá otras en el futuro, en particular ciclos, como el que se dedicará a la fértil relación entre el cine y la literatura o el que han decidido llamar Libreros al desnudo, una oportunidad para que aquellos que normalmente están al otro lado del mostrador vendiendo los libros de los demás puedan hablar de los que ellos mismos han escrito, como es el caso de Fran Nuño (en San Luis) o la misma Del Pando, autora del poemario Los hilos esparcidos sobre la tierra.

Pero libros a la venta hay, evidentemente, y en cantidad. El negocio ofrece una selección de libros usados llena de "verdaderas curiosidades", con secciones dedicadas a República/Guerra Civil/Franquismo, historia universal, temas sevillanos y andaluces, biografías, pensamiento, narrativa, poesía y obras infantiles y juveniles. Muy pronto, dicen, habrá novedades, pero no al uso, sino de "editoriales independientes o microeditoriales", como dice con algo de sorna Rodríguez Tous; de sellos cómplices como La Piedra Lunar o Ediciones en Huida, iniciativas que comparten los valores apasionados y artesanales que quiere defender Quilombo. "Nosotros hemos probado en nuestras carnes lo complicado que es que nuestros libros no queden aplastados por el sistema industrial de novedades. Bien, pues nosotros ofrecemos un espacio, pequeño, modesto y sencillo, pero en su totalidad, para que esos libros ocultos, por decirlo así, estén en primer plano", afirma.

También comprarán libros, como suelen hacer todos los establecimientos de este tipo, pero nada de lotes, de obras al peso a cambio de entre 10 y 30 ridículos céntimos por volumen. "Yo he vivido ese trance muchas veces y, la verdad, sale uno siempre con una sensación de desamparo, porque en muchos casos son buenos libros, o incluso libros a los que les tienes cariño", dice Del Pando, que por eso, junto a su socio, ha planteado esta transacción de otro modo. "El cliente nos dejará el libro que quiera vender en depósito -explican- y cuando se venda, la mitad del dinero será para él y la otra mitad para nosotros. Nos parece más equitativo, más justo y menos impersonal".

La librería contará dentro de poco con una web, ahora mismo en construcción, a través de la cual se podrá consultar el catálogo y realizar compras. En redes sociales está ya plenamente activa en sus perfiles de Twitter (@LibreriaQ) y Facebook (Librería Quilombo).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios