El mejor humor contemporáneo llega al Lope de Vega con 'Wilt'

  • Fernando Guillén Cuervo y Ana Milán protagonizan la primera versión teatral de la célebre novela de Tom Sharpe, "una crítica visionaria de la decadencia de Occidente".

El británico Tom Sharpe es un maestro del humor ácido que ha vendido más de 10 millones de ejemplares de su novela Wilt, traducida a 22 idiomas y llevada al cine en 1989 por Michael Turner. No había, sin embargo, ninguna versión teatral hasta que Ados Teatroa y sus socios habituales (Arequipa, la productora de Carlos Sobera, y Landro) osaron proponérselo al autor, que desde hace 20 años reside en la localidad gerundense de Llafranc, en la Costa Brava. Su autorización fue el punto de partida de uno de los proyectos más divertidos y apetecibles de la cartelera española, estrenado hace tres semanas en Bilbao, que llega hoy al Lope de Vega de Sevilla para suceder, como destacó su director, Juan Víctor Rodríguez Yagüe, al "espléndido montaje" del Buscón de Quevedo que firmó Alfonso Zurro.

Wilt. El crimen de la muñeca hinchable es una obra corrosiva donde el autor reparte estopa a todos los estamentos sociales e incluye "una reflexión sobre la verdad y la mentira, sobre la representación, que está muy en boga", aclara José Antonio Vitoria, responsable de la adaptación del texto junto a Garbi Losada, quien dirige además este montaje entre el cómic y el esperpento que sube al escenario a Fernando Guillén Cuervo, Ana Milán, Ángel de Andrés, Koldo Losada y Aitziber Garmendia.

"Tom Sharpe es un señor muy gracioso que no habla nada de español. Encontró a Ana muy guapa para encarnar a Eva pero a mí me vio muy gris y triste, perfecto para el papel de Wilt", ironizó Fernando Guillén Cuervo, que regresa así a las tablas 17 años después -"mientras tanto he dirigido cine, escrito, viajado, he tenido un hijo", aclara- tentado por la posibilidad de estrenar mundialmente "una de mis novelas favoritas, que incluye una crítica muy visionaria de la decadencia de Occidente".

Henry Wilt es un profesor suplente que imparte clases de literatura en un centro de formación profesional donde los alumnos le faltan continuamente al respeto y que sueña con llegar a ser titular y librarse de su esposa Eva. "Es un tipo raro pero no un loco peligroso. Es cierto que es misántropo, asocial y rechaza el glamour, pero todos tenemos un hurón dentro", defiende Guillén Cuervo, para quien su Wilt es "más entrañable y accesible a todos los espectadores que el del libro, más huraño y oscuro".

A Ana Milán (Camera Café, Física o Química) le molesta "la gente gris" y entiende a la perfección a esa mujer alocada "que sueña con ir a fiestas, estrenar vestidos, y que se aburre con un marido que sólo quiere leer y pasear al perro". Mientras fantasea con la posibilidad de cargársela, Wilt decide ensayar con una muñeca hinchable. Diversas peripecias le llevarán a ser acusado del asesinato de Eva y a enfrentarse a una descabellada investigación donde asumirá que "a veces, para que te crean, la única manera es mentir". De todo ello hablarán los intérpretes además en un coloquio abierto en la librería Beta Imperial de la calle Sierpes mañana a mediodía.

Wilt. El crimen de la muñeca hinchable. Teatro Lope de Vega. Desde hoy hasta el domingo. Funciones a las 20:30 (el domingo, a las 19:30). Entradas de 4 a 21 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios