El cordobés Javier Gutiérrez llevará al Festival de Berlín su ópera prima

  • 'Tres días', una coproducción de Maestranza Films y Green Moon, la empresa de Antonio Banderas, narra la dramática historia de unos personajes que se enfrentan a la cercanía del fin del mundo

Comentarios 0

El director cordobés Javier Gutiérrez participará en la Sección Panorama del próximo Festival de Berlín con su primer largometraje, Tres días, un "cuento hiperrealista" que narra la situación límite que viven unos personajes cuando conocen que se aproxima el fin del mundo. El realizador, que actualmente está inmerso en la fase de posproducción del filme, "dando los últimos retoques", confiesa su vértigo ante la proyección en la Berlinale, que se celebrará del 7 al 17 de febrero. "Poder estrenar tu ópera prima en Berlín es una satisfacción increíble, una compensación a toda la ilusión que el equipo ha puesto en el proyecto", asegura el cineasta.

Protagonizada por Víctor Clavijo, Eduard Fernández y Mariana Cordero, Tres días (que en un principio iba a titularse El verano de la roca) es el primer fruto visible del acuerdo alcanzado entre la sevillana Maestranza Films y Green Moon, la empresa de Antonio Banderas, que unieron sus esfuerzos con el fin de descubrir jóvenes talentos andaluces. "Lo bonito del proyecto es que a pesar de tener todo ese apoyo sigue teniendo un espíritu independiente", opina Gutiérrez.

Para su primera aventura en el largo tras una prometedora etapa en el cortometraje -por su pieza Brasil fue premiado en Sitges e invitado por los estudios Universal a Hollywood-, el director encontró el material que buscaba en el guión de Juan Velarde, una sugerente trama que activó de inmediato su imaginación visual. "La historia era valiente y atípica, y vi la posibilidad de llevarla a mi terreno, de hacerla más mía", confiesa el director, que pudo plantear sus variaciones. "Antes de la reescritura, las influencias más evidentes eran de John Ford o Wajda. Pero el tipo de cine que a mí me gusta es más actual, más agresivo. Te hablaría de Carpenter, de Brian de Palma, de Robert Zemeckis, Tim Burton, todo lo que sea salirse de lo estándar... Al final, he respetado el suspense clásico, pero algunos planteamientos los pude llevar al extremo. Nos hemos movido entre lo clásico y lo transgresor", añade.

El fuerte dramatismo del argumento le permitía a Gutiérrez realizar un potente ejercicio de estilo, "potenciar una atmósfera enrarecida, un tono de cuento hiperrealista. Yo quería trascender la base costumbrista de la historia y darle ambigüedad, texturas. No quería que fuera localista, aunque sí he mantenido el acento andaluz", admite.

Gutiérrez, que lleva seis años "yendo por temporadas a Los Ángeles, una ciudad dura pero apasionante", tiene claro lo que desea que le depare su carrera. Poder "explorar campos diferentes, probar con los géneros" y seguir arriesgándose en la fascinante aventura de hacer cine.

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios