El criado de hoy, las miserias de siempre

  • La compañía teatral Animalario presenta hoy y mañana en el Central 'Argelino, servidor de dos amos', una obra que reinterpreta el personaje de Goldoni y ahonda, desde el humor, en la inmigración

Hace más de 200 años, el autor teatral Carlo Goldoni (Venecia, 1707-París, 1793) creó la comeddia dell'arte, un género burlesco y popular basado en la improvisación que reflejó con humor sarcástico las relaciones entre la burguesía incipiente y la servidumbre en la Italia del siglo XVI. Entre esos personajes arquetípicos dio forma a Arlequino, el paradigma del criado universal al servicio de dos patronos al mismo tiempo en medio de equívocos, duelos, peleas amorosas e intereses económicos.

A través de la obra Argelino, servidor de dos amos, la compañía teatral Animalario (Alejandro y Ana. Lo que España no pudo ver del banquete de la boda de la hija del Presidente o Últimas palabras de Copito de nieve) busca poner de relieve la vigencia de este personaje. Según Andrés Lima, director del montaje y miembro de la compañía, Argelino, interpretado por Javier Gutiérrez, "es la traslación de ese personaje al fenómeno de la inmigración en España: de la Venecia del siglo XVIII al Lavapiés de 2008". Su objetivo, dice, es "escenificar cómo sería la comedia del arte hoy en una España, en un país crisol de intercambios con inmigrantes de Ecuador, Marruecos o Rumanía, una sociedad en la que en lugar de dar la mano da un guantazo".

En coproducción con Teatro de La Abadía, la escenografía que corre a cargo de Beatriz San Juan se ciñe a una escenario-barca de color blanco y una cama caliente como la de los pisos patera en los que conviven (malviven) los inmigrantes de cualquier ciudad con varias puertas por las que desfilan los ocho actores de la obra, que a su vez interpretan a 40 personajes que se presentan ante el espectador con máscaras venecianas. Una multiinterpretación ésta en la que los actores han trabajado como "auténticos malabaristas de la escena".

¿Se puede hacer reír desde la tragedia? "La risa distancia, aporta una mirada crítica y ayuda a comprender la sociedad. Es una risa rápida, ácida. La obra -continúa Lima- es una comedia con una vertiente trágica que refleja al hombre devorándose a sí mismo en esta lucha por la supervivencia". El texto, escrito por Alberto San Juan, es "una interpretación libre, libérrima del de Goldoni". Pero todo suena irremediablemente actual. "No podemos olvidar que nosotros también fuimos emigrantes y sufrimos racismo sin ser negros", advierte Lima. De hecho, la obra se abre con una versión china de El emigrante de Juanito Valderrama (sic), sin dejar de lado, en el apartado musical, hits del imaginario colectivo como Es una lata el trabajar de Luis Aguilé o Pollo asado con ensalada.

La compañía, que ha rodado la obra por toda España en el último año, representará su última función en la Bienal de Venecia con este Arlequino del siglo XXI.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios