Una década de aventura galáctica

  • El Club Star Trek Sevilla ha cumplido su X aniversario mientras espera estrenar su segundo corto l CSTSE Se reúnen en el Bar Picadero (Av. República Argentina, 52). www.cstse.es.

Comentarios 2

Mientras posan para hacerse la fotografía en su sede oficial, la bodega El Picadero, ellos mismos se toman a broma la falta de disfraces. "Es que somos gente normal: nos gusta la cerveza, el cine, la tecnología, los cómics... no somos unos frikis", afirma Antonio Valentín. Aunque reconoce que el fenómeno Star Trek sí genera muchos, "sobre todo del Despeñaperros para arriba, y no digamos nada de los Pirineos".

En Sevilla se toman su afición con tranquilidad. Lo que no es óbice para que este club, que acaba de cumplir 10 años, sea el más numeroso de Andalucía, con 40 miembros. "Incluso vienen de Málaga y otros sitios, porque allí no hay ambiente". O que estén camino de sacar a la luz, o mejor dicho a la red, en youtube, su segundo corto, Hispatrek II.

Todo empezó cuando Dani García, el fundador, repartió pasquines durante el estreno de la octava entrega cinematográfica de la serie, Primer contacto, con la idea de formar un club al estilo de los que ya había por todo el mundo. Sólo recibió una llamada, la de Antonio Valentín, pero fue el comienzo de la aventura que dura ya diez años.

Cuatro veces más se ha prolongado, hasta alcanzar unas proporciones casi galácticas, el fenómeno Star Trek. Ni siquiera su creador, Gene Roddenberry, podría haber imaginado el éxito que alcanzó la serie de ciencia ficción que comenzó a emitirse en la cadena estadounidense NBC, Viaje a las estrellas, y que ha generado una extensísima cadena de reposiciones y secuelas, tanto televisivas como cinematográficas (ya van por la undécima), así como una gigantesca industria del entretenimiento y decenas de miles de fans por todo el mundo.

La magnitud del fenómeno explica que en el club sevillano haya miembros de todas las edades, desde los 18 hasta más de 50 años. De hecho, el nuevo presidente, Rubén Mancera, es sobre todo aficionado a las nuevas series, mientras que otros, como Guillermo Calderón, prefiere la original.

Para Guillermo, una de las claves que ha hecho que esta serie, a diferencia de muchas otras, perdure en el tiempo es que, aparte de entretener, "plantea temas tan importantes como el racismo, el feminismo, la ecología...".

De hecho, añade Juan Rebollo, secretario y el cineasta del grupo, la serie se adelantaba a su tiempo colocando, en plenos años de la guerra fría y la lucha contra la segregación racial, "a una mujer negra, un europeo del Este y un coreano en el puente de mando de la nave". El futuro que planteaba en unos momentos tan complicados, añade Guillermo, "era muy bonito, una utopía: no había guerras, ni desigualdades sociales... ". Incluso el dinero, apunta Antonio Valentín, "había dejado de tener valor".

Tampoco se pueden desdeñar las innovaciones tecnológicas -aunque más desde un punto de vista de diseño que realmente científico- que Roddenberry, "un visionario", incluyó en la serie. Por ejemplo, comentan los miembros del club, el intercomunicador fue un modelo para los teléfonos móviles. Como los tableros del ordenador, mucho antes de que se inventaran los PC. El teletransportador molecular fue otra de las invenciones que causaron sensación, "aunque nació por falta de dinero, ya que no tenían para una nave pequeña que los llevara a los planetas que visitaban", apunta Antonio Valentín.

También ellos han creado efectos especiales, así como una música original, sobre todo para el segundo de los dos cortos, Hispatrek I e Hispatrek II, que han rodado, aunque éste está aún en fase de montaje. Juan Rebollo, autor de varias cintas, ha sido el director de ambos, mientras que Antonio Valentín es el guionista. Como muchos otros trekkies (películas grabadas por fans de Star Trek, algunos de ellos de enorme calidad) han sido colgadas en youtube, si bien en el caso de Hispatrek II -que ha supuesto un salto cualitativo respecto a la anterior, según Juan Rebollo- por el momento sólo el tráiler. Y ya piensan en una tercera entrega.

Por lo demás, y aparte de cuando celebran alguna convención, en las que sí suelen disfrazarse, sus reuniones en El Picaredo, donde Lola les acogió desde hace años y les permite tener su vídeo, sus carteles y sus maquetas, son como las de cualquier grupo de amigos, con debates sobre casi todo, incluido el fútbol (la mayoría son sevillistas) o cervezas, como las 570 que consumieron durante la producción de Hispatrek II.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios