Cultura

En defensa de la creatividad

  • Cada día surgen plataformas, asociaciones y proclamas que consideran "inasumible" el cambio de IVA a tipo general (21%) para los productos culturales.

El IVA máximo del 21% se aplicará a partir del 1 de septiembre a las entradas de las salas de cine, teatros, festivales musicales, conciertos y museos, hasta ahora gravadas con el 8%. Sólo los libros en papel y periódicos mantendrán su tipo superreducido del 4%. Desde el anuncio de esta medida en el Consejo de Ministros del pasado viernes, todos los sectores afectados están alzando y uniendo sus voces para protestar contra lo que consideran una amenaza a la supervivencia de las industrias creativas españolas. La cultura no es un lujo y la subida del 13% en los tipos impositivos para el cine y los espectáculos en vivo (del 3% para la música grabada, videojuegos y libros electrónicos, que pasan del 18 al 21%) es considerada como "absolutamente inasumible" por el sector, que reclama a Rajoy que sus actividades continúen gravadas con el tipo de IVA reducido.

En una sociedad donde el consumo cultural ha retrocedido hasta un 30% por efecto de la crisis es imposible que la mayor parte de esta subida de 13 puntos no repercuta en el bolsillo del público. No menos fundado es el temor a que la subida en el precio de las entradas a los espectáculos acelere la destrucción de empleo y el cierre de salas de teatro y de cine por todo el país.

El pasado lunes se constituyó en Madrid la Unión de Asociaciones Empresariales de la Industria Cultural Española, que representa a 4.000 empresas del sector, para exigir el cambio en la medida. Con el mismo objetivo se fundó el miércoles la Plataforma de artes escénicas y del audiovisual, que engloba a productoras y salas alternativas. También la Asociación de Gestores Culturales de Andalucía (GECA) ha rechazado la subida del IVA planteada por el Gobierno central para los bienes y servicios culturales que, aseguran, "repercutirá negativamente en la producción, distribución y exportación de bienes y actividades culturales, contribuyendo al empobrecimiento cultural de nuestro país". Cada día surgen proclamas y comunicados en este sentido, como el que ayer suscribieron los periodistas culturales de España reunidos en la sede santanderina de la Universidad Menéndez Pelayo.

Con esta entrega, los diarios del Grupo Jolyinician una serie en la que creadores y gestores analizarán las consecuencias que tendrá esta subida de impuestos y la distancia que marcará con los países del euro, que sí aplican el IVA reducido a la actividad cultural. Así, en Holanda está situado en el 6%; en Alemania y Francia, en el 7%, pero además el nuevo Gobierno de Hollande lo reducirá en breve al 5,5%. Todo un reto para la marca España.

Remedios Navarro. Presidenta de Ópera XXI.

La también directora gerente del Teatro Maestranza y la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, Remedios Navarro, es actualmente la presidenta de Ópera XXI, la asociación que engloba a los teatros, festivales y temporadas líricas españolas. Ópera XXI es uno de los nueve miembros fundadores de la Unión de Asociaciones Empresariales de la Industria Cultural Española, a la que pertenecen también federaciones de productores audiovisuales, distribuidores cinematográficos, promotores musicales, técnicos de espectáculos, profesionales circenses, empresas de teatro y danza y hasta la Asociación Española de Orquestas Sinfónicas, donde están englobadas tres orquestas públicas andaluzas (Sevilla, Granada y Córdoba). La Unión aspira a reunirse lo antes posible con el Ministerio de Cultura para abordar este espinoso asunto y apela al Gobierno y a todos los partidos políticos a que muestren su sensibilidad y compromiso en defensa de la industria cultural española.

-¿Cómo afecta a su sector la subida del IVA cultural decretada por el Gobierno, que pasará el 1 de septiembre a ser del 21% para el cine, el arte y los espectáculos en vivo?

-Ópera XXI lo contempla con gran preocupación, teniendo en cuenta que es una decisión que va a condicionar el futuro de la ópera en España; por ello apelamos al Gobierno para que reconsidere esta medida, manteniendo para todo el sector cultural español el IVA reducido, es decir el 10%. Los teatros de ópera, las orquestas y, en definitiva, todo el sector cultural somos conscientes de la situación que atraviesa el país y que de la misma tenemos que salir "entre todos"; entendíamos la subida del IVA reducido del 8 al 10 %, pero no es asumible un cambio de IVA a tipo general (el 21%).

-¿Qué medidas puede llevar a cabo para amortiguar su impacto en el consumo, con tendencia al retroceso por la crisis económica?

-Reconozco que en estos momentos todos los directores de teatro y los gerentes de las orquestas estamos realmente impactados. Por supuesto no nos hemos ni nos vamos a quedar parados. Como Presidenta de Ópera XXI, le puedo asegurar que las conversaciones entre todos los teatros, a través de teléfono o correo, así lo demuestran. No obstante, estamos en una fase de diálogo con el Gobierno y los grupos parlamentarios en el Congreso para que la actividad cultural continúe estando gravada con el tipo de IVA reducido (10%). La próxima semana he convocado en Madrid una Asamblea extraordinaria de dicha asociación para tratar de este tema que tiene muy preocupados a nuestros asociados. Para ese momento tendremos más información de esta fase del diálogo y estudiaremos las medidas a adoptar. Cada empresa cultural, aunque sea del mismo sector, es una realidad distinta. En esa reunión de la próxima semana de Ópera XXI, examinaremos las medidas conjuntas a tomar, ya que todos los teatros abogan por una postura común a la hora de repercutir la subida del IVA. Al público del Teatro Maestranza y de la Orquesta Sinfónica de Sevilla les avanzo que esa espectacular subida no la van a sufrir sólo ellos; buscaremos fórmulas para que les revierta lo menos posible.

-¿Qué acciones están desarrollando para pedir al Gobierno central que la actividad cultural continúe gravada con el tipo de IVA reducido?

-Una vez superado el momento de inquietud, hemos comenzado en primer lugar con el Asociacionismo. Nos hemos unido nueve asociaciones del sector cultural que aglutinan a más de 4.000 empresas y suponen más de 200.000 empleos directos. Quiero matizar que los integrantes somos empresas, ya que objetivamente somos los que, de una forma u otra, tendríamos que repercutir el IVA. Estamos en la primera fase que siempre debe estar presidida por el diálogo: reuniones con el Ministro de Cultura, Hacienda, Comisión de Cultura del Congreso y grupos parlamentarios. En un segundo momento no descartamos una iniciativa popular ante el Congreso de los Diputados e incluso buscaríamos apoyo internacional. No debemos olvidar que los países de la zona euro gravan la cultura con el IVA reducido y que éste no llega al 10%; en ese sentido un país como Holanda rectificó una subida mayor del IVA por la presión que ejercieron las Asociaciones Culturales y nuestro vecino Portugal tenía fijado el tipo de IVA para actividades culturales en un 6% y pasó al 18%. Pues bien, Portugal ha tenido que dar marcha atrás y pasarlo al 13% porque la caída del consumo cultural fue de tal calibre que ingresaban menos que con el tipo reducido. Si en España ocurre de esta forma, podría ser demasiado tarde.

-¿Cómo puede subsistir el modelo cultural vigente en este escenario de recortes y subidas de precios e impuestos?

-Después de dos décadas de especular crecimiento musical basadas en la consideración de la cultura como un servicio público esencial, el encarecimiento de las entradas, y la consiguiente retracción y alejamiento de los espectadores de nuestros espacios podría frenar el importante proceso de homologación cultural europea desplegado por nuestro país en este tiempo, además de resentir la frágil economía de las empresas del sector cultural, con consecuencias negativas para la producción propia y la creación artística española.

-¿Qué papel debe jugar el periodismo cultural en este retador contexto?

-Me consta que los medios de comunicación vais a saber comunicar al público la situación real que se produce. Pero sugeriría la máxima colaboración en estos dos aspectos. Por un lado, es importante que tratéis nuestras programaciones ante el público de un modo seductor, ágil y atractivo para que sigan asistiendo a un espacio que hace tiempo han hecho suyo. Y, por otro, que seáis muy didácticos a la hora de presentar la situación. En el caso del Teatro Maestranza y la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, ambas instituciones han desarrollado en los últimos años severas políticas financieras de reducción de gastos para amortiguar, en la medida de lo posible, el impacto de la situación financiera en el precio de las entradas y evitar el coste de la crisis sobre los espectadores; el desmesurado incremento del IVA nos obligará a repercutir parte de esa subida en el precio de las localidades lo que, a su vez, y como es evidente, constituiría una importante traba a nuestro mandato de garantizar la mayor accesibilidad social a nuestros espectáculos. Porque, no lo olvidemos, esta medida erosiona la fidelidad del público y agrava la situación para las industrias culturales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios