"¿Dónde está nuestro derecho a la cultura?"

  • Desconcierto entre turistas y sevillanos al encontrar ayer el Museo cerrado · Mostraron por escrito su descontento

Comentarios 6

Aunque en los últimos tiempos la Consejería de Cultura ha realizado un importante esfuerzo por abrir el Museo de Bellas Artes los días festivos, todavía queda un punto negro en el calendario: el 1 de mayo, una jornada en la que Sevilla se encuentra en plena efervescencia turística. Los visitantes y sevillanos que ayer se acercaron a la pinacoteca -especialmente atraídos por la gran exposición de los sorollas de la Hispanic Society de Nueva York (uno de los acontecimientos culturales del año)- se encontraron con la desagradable sorpresa de ver sus puertas cerradas a cal y canto. Y todo en una fecha en la que instituciones culturales españolas de primera línea como la Alhambra de Granada, el Museo de Bellas Artes de Bilbao o el mismo Alcázar de Sevilla estuvieron abiertas. Sin embargo, el Museo del Prado permaneció cerrado.

El desconcierto fue tal que, sobre las 11:00, un grupo de unos 20 visitantes comenzó a organizar una improvisada recogida de firmas que acompañaron un escrito en el que afirmaban "sentir vergüenza" por la situación. Algunos paseantes que no tenían ninguna intención de visitar el Museo también se sumaron al manifiesto, que se colgó en el tablón de anuncios de la entrada, el mismo en el que se exhibía un pequeño cartel en el que se anuncia que la institución cierra los días 1 y 6 de enero; 1 de mayo y 24, 25 y 31 de diciembre.

"Atención funcionarios: ¿Dónde está nuestro derecho a la cultura?" rezaba una de las propuestas por escrito. "No tenéis vergüenza", escribió un turista de Córdoba mientras tres franceses y un inglés también usaban sus bolígrafos para mostrar su descontento. Por su parte, cuatro personas que habían llegado de Osuna dejaron claro que habían viajado 100 kilómetros para nada. Algunos, después de escribir "es increíble", firmaron y anotaron los números de sus DNI. El rosario de proclamas fue extenso y previsible: "Injusto", "indignante", "no hay derecho"...

Por la tarde, alguien ya había limpiado el tablón de las protestas, pero el público seguía llegando y mostrando su perplejidad. Es el caso de una pareja con un bebé que se había trasladado expresamente al centro desde Sevilla Este para ver la exposición de Sorolla. "Habíamos quedado con más gente de la familia, pero se ve que no va a poder ser", dijeron.

Un matrimonio de avanzada edad que había viajado desde Jaén dejaba ver su descontento, el mismo que cundió en otra pareja residente en el barrio de Heliópolis. "Me parece muy mal que el museo esté cerrado. Deberían contratar más personal y abrir todos los días de fiestas, que son en los que podemos acudir a este tipo de eventos", se quejaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios