Tres dúos y un trío

Festival Plácido Domingo. Componentes: Pinchas Zukerman, violín; Amanda Forsyth, violonchelo; Angela Chen, piano. Programa: Obras de Mozart, Schumann, Kodály y Mendelssohn. Lugar: Salón de los Tapices del Real Alcázar de Sevilla. Fecha: Sábado 27 de octubre. Aforo: Lleno.

Tras un arranque algo desconcertante, el desembarco del Festival Plácido Domingo en el Real Alcázar sevillano terminó con un apreciable éxito de público. Las cosas no empezaron demasiado bien, pues ni el sonido, estridente en el agudo, ni el concepto que Pinchas Zukerman aplicó a la Sonata mozartiana hicieron demasiada justicia a la obra: todo sonó pesado, plano y de una frialdad irritante.

El sonido oscuro y profundo de la violonchelista canadiense Amanda Forsyth, apoyado en unos graves de una singular resonancia, hizo levantar el vuelo de la velada en el Adagio y Allegropara cello y piano Op.70 de Schumann, aunque lo mejor fue sin duda el Dúo para violín y cello Op.7 de Kodály, en el que Zukerman y Forsyth lograron una intensidad que se hizo pura negrura en el Adagio-Andante, que dominó absolutamente el arco de la violonchelista.

El trío se reunió tras la pausa para un Op.49 de Felix Mendelssohn que creció en su segunda mitad, con una Angela Chen marcando la senda del Scherzo con esa chispa tan de su autor. En el Andante había faltado algo de encarnadura en el violín de un Zukerman brillante, pero poco hondo, alejado del sonido de Forsyth. El final tomó la senda de un brío no falto de elegancia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios