El escaparate de las primeras veces

  • Santa Inés muestra en una exposición las obras seleccionadas por el Certamen de Artes Plásticas del IAJ desde 1998 · La propuesta respaldó en sus inicios a algunos nombres ya consolidados en el panorama actual.

Comentarios 1

Desde 1998, el Instituto Andaluz de la Juventud ha apostado por los nuevos creadores a través de su certamen de artes plásticas. La convocatoria, que respalda a los premiados con la inclusión en catálogos y exposiciones pero también con la adquisición de obra, ha permitido formar una importante colección en la que figuran algunos de los nombres más pujantes del panorama actual, apenas unas promesas cuya producción artística no tenía visibilidad cuando este concurso empezó a abrirles las puertas. La Sala Santa Inés vuelve la mirada atrás con la muestra Distopías desencajadas, que fue presentada ayer por la consejera para la Igualdad y Bienestar Social, Micaela Navarro, y que exhibe unos 50 trabajos de las más de 200 piezas reunidas en este tiempo. Autores ya consolidados como los MP & MP Rosado, Simón Zabell, Juan del Junco, Miki Leal o José Miguel Pereñíguez forman parte de un catálogo tras el que están, como comisarios de la propuesta, Iván de la Torre y Juan Ramón Rodríguez-Mateo.

Distopías desencajadas,un título que juega con el nombre con el que se rebautizó el programa de Arte y Creación Joven, Desencaja, también habla de la actitud que tienen los autores con respecto al mundo. El termino distopía hace referencia a "un concepto de extrañeza, a un territorio raro en el que viven los artistas, ya que se sitúan fuera de los parámetros de la sociedad, pero tienen que convivir con ella", asegura De la Torre. Entre las inquietudes que mueven a los creadores, destacan asuntos como "el cuerpo, la persona y la colectividad, el paisaje y la realidad interior", añade el comisario sobre los contenidos.

José Miguel Pereñíguez fue uno de los creadores que acudió ayer a la inauguración de la muestra y se reencontró con The Sound of Music, una obra que se presentó al certamen de 2004. "Me ha hecho gracia verla otra vez, había cosas que no recordaba de ella", admite el creador sevillano sobre un dibujo que es "una pieza bastante aislada, entonces era un periodo en el que hacía más pintura". Los MP & MP Rosado también fueron seleccionados en los comienzos de la convocatoria. "Ése fue uno de los primeros concursos con los que empezamos a funcionar. Fue bonito porque nos dio visibilidad, y porque el jurado era gente especializada", recuerda uno de los hermanos.

La muestra, que visitará tras su paso por Sevilla otras ciudades andaluzas, vincula, como sostienen los comisarios, "muchos de los nombres más contrastados actualmente con otros que inician ahora su andadura". Paola Villanueva es una de esas promesas que tomó el relevo en el último tramo de Desencaja. Su nombre se sumó a los fondos de la Junta con Love Cage, una talla en madera -una jaula para pájaros que contiene el mobiliario de un hogar- con la que ofrece una visión descreída del amor, una obra que se pudo ver en una exposición del Espacio GB de la Facultad de Bellas Artes, Marry Me.

Distopías desencajadas. Sala Santa Inés. Hasta el 22 de enero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios