El espejo que se mira en el espejo

Speculum. Femás'13. Componentes: Alfredo Barrales, violas da gamba; Ramiro Morales, vihuela y tiorba; Ernesto Schmied, flautas dulces y dirección. Artista invitado: Daniel Merlín, pintura. Programa: 'Speculum speculorum' (música del siglo XIV al XXI). Lugar: Espacio Santa Clara. Fecha: Miércoles 13 de marzo. Aforo: Tres cuartos de entrada.

La Early music ya no es lo que era: ahora los grupos no solo se permiten proyectar simultáneamente su actuación en vídeo, amplificarla o programar obras de compositores aún vivos como Arvo Pärt o Robert Fripp, guitarrista que fuera del célebre grupo de rock King Crimson, sino que incluso las encargan (La Piedra Bruta, escrita por el venezolano Juan de Dios López Maya para ser estrenada en el Festival Arte Sacro de Madrid el pasado sábado). A todo ello, Speculum añadió a un pintor (el argentino Daniel Merlín) que trabajó en un lienzo (por supuesto, abstracto) durante el concierto y sobre el mismo escenario.

Ernesto Schmied, el flautista, fundador y director de Speculum, encuadró todo ello en un programa que tenía como base la especulación en música. Todo lo hizo arrancar del Ars Nova, movimiento del siglo XIV, que con su revolución en el ritmo conduciría a la música a una extrema complejidad de orden matemático, rastreable en la polifonía flamenca y desde luego en Bach, donde hizo algunas de sus paradas esenciales el trío, que se movió entre cánones, ricercares y corales, con algún excurso al mundo del clave y la viola franceses o al agradecido tintinnambulum de Pärt, ese Espejo en el espejo que resumía bien las pretensiones estéticas y casi filosóficas de un programa que fue presentado en arreglos convincentes y ejecutado con sobriedad y buen gusto. Schmied se movió entre las flautas renacentistas y barrocas con soltura, mientras Barrales y Morales brillaron más como acompañantes que como solistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios