La familia se explica bailando

  • Peeping Tom presenta en exclusiva su trilogía sobre las relaciones en el hogar

La compañía belga Peeping Tom, una de las más prestigiosas del presente de la danza europea, presenta desde hoy en el Teatro Central un proyecto en exclusiva para Sevilla. Se trata de su trilogía Le jardin / Le salon / Le sous sol, que el espacio de la Cartuja califica ya como uno de sus "proyectos escénicos más ambiciosos hasta la fecha". Las tres obras podrán verse por separado (hoy, mañana y el jueves) o en versión íntegra (el viernes). La trilogía explora las complejas relaciones familiares a través de diversas estancias domésticas, las que aparecen en los títulos en francés (un jardín, un salón, un sótano).

Le jardin, la primera parte del proyecto, la que se puede ver esta noche, comienza con una película "sobre un sueño o una pesadilla", seguida de una actuación que "describe la rutina diaria de una pareja y de un hombre en un jardín interior", explican desde el Teatro Central. Le jardin, centrada en la etapa vital de la cuarentena, cuenta la historia de un hombre grande y una mujer minusválida que se enfrentan a sus temores: él está preocupado porque tiene siempre la impresión de que la vida promete más de lo que da; a ella le pesa demasiado su limitación física.

Le salon, la parte que se programa mañana, fue creada en noviembre de 2004 y representada ya en el Central durante la temporada 2005-2006. En este caso, Peeping Tom se acerca a los problemas de la vejez, al declive físico de un anciano en una familia de cuatro generaciones. La coreografía, detalla el Central, "confronta la pérdida de memoria del anciano, la aceptación de la muerte y el egoísmo en un mundo de lujos materiales" por un lado, y "la esperanza y el futuro" que representa el niño pequeño de la familia, por otro. Al mismo tiempo, se muestra aquí "un mundo duro, triste y oscuro" en el que apenas hay lugar para la esperanza tras un "accidente fatal que probablemente procede de una situación de guerra".

La obra que cierra la trilogía, titulada Le sous sol, creada en marzo de 2007, reúne a todos los miembros de la familia, aunque esta vez están todos "muertos y enterrados", situación que permite ofrecer a la compañía una "visión externa" de la vida, "en la que todo se pone en perspectiva" empleando también "mucho humor".

Cada una de las piezas de esta trilogía sobre la familia y el ámbito doméstico supone "un paso más en la investigación sobre el movimiento, la técnica dancística y el lenguaje gestual", según el Central, cuyos responsables prometen que este espectáculo "no dejará indiferente a los espectadores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios