La fuerza del movimiento asociativo

  • Presidente Asociación de Vecinos de CondequintoLicenciado en Biología y gerente de una multinacional farmacéutica, Javier emplea la mayoría su tiempo libre en trabajar por la mejora de la barriada nazarena

Aplicar criterios empresariales a la praxis del movimiento vecinal. Ésa es la ambiciosa empresa de Javier Florindo, que preside la Asociación de Vecinos de Condequinto desde su fundación en 2005. "Confianza, comunicación, compromiso, lealtad" son, en sus palabras, las bases que sustentan un colectivo que se ha ganado un hueco en la actualidad informativa a propósito de denunciar una y otra vez el abandono que sufre esta zona de la barriada nazarena de Montequinto, a donde llegó en 1990. Javier es natural de Jerez de la Frontera, pero reside en Sevilla desde que vino a estudiar Biología. Hoy es gerente a nivel nacional de una multinacional farmacéutica -se encarga de productos de biotec-nología- cuya experiencia ha puesto al servicio de la tarea a la que dedica la mayoría de su tiempo libre. "Comenzamos batallando por el soterramiento del Metro en Montequinto, y desde entonces hemos combinado reivindicaciones con el fomento y la activación de la participación vecinal". Hoy, la asociación de vecinos de Condequinto, junto con la Plataforma para la Defensa de Montequinto, es el interlocutor más activo del Ayuntamiento de Dos Hermanas. A través de su web, las más de 200 familias que forman parte del colectivo tienen noticias actualizadas de los últimos movimientos asociativos. Su penúltima batalla: el soterramiento de la A-376, que Javier y el resto de la asociación no dejarán de exigir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios