La grave crisis de La México

  • Tras cerrar la plaza la autoridad por "incumplimiento", hoy se reabre con Rafael Ortega, Víctor Mora y El Capea

La afición capitalina de México no gana para sustos. Su plaza, la prestigiosa Monumental, la más grande del mundo -con capacidad para 46.000 personas- ha caído en picado. Según varios profesionales es la consecuencia de la mala gestión que ha tenido en los últimos diez años. El coso de Insurgentes, el más importante de América, donde los mexicanos han idolatrado a sus toreros consentidos como Manolete, Paco Camino y en nuestros días Enrique Ponce, tocó fondo el pasado viernes cuando lo clausuró la autoridad. Así rezaba en las distintas taquillas de la gigantesca plaza: "Clausurado". Foto y escena histórica de una historia lamentable que sucede en una temporada que se tambalea, en la que a la empresa actual le está costando que actúen las máximas figuras españolas debido a que los gestores no están contratando ganaderías de garantías, como así lo ha denunciado el rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza, un auténtico ídolo en el país azteca. Todavía están en el aire las actuaciones del veterano El Pana, a quien adjudicaban un mano a mano con Morante, que tiene previsto reaparecer el 6 de enero, y de la figura emergente Joselito Adame, criado en España, alumno de la Escuela de tauromaquia de Madrid. En la temporada actual no se ha contratado para el derecho de apartado -el abono, en España- a las máximas figuras y la entradas que se están registrando son muy pobres. Sin divisas con prestigio ni toreros estrella, todo indica que caminamos hacia una grave crisis en La México, una de las tres plazas más emblemáticas del mundo, junto a Las Ventas de Madrid y la Maestranza sevillana.

El cierre de la plaza llegó por saltarse la empresa -según la autoridad- la normativa administrativa, que no permite que en los carteles haya minoría de toreros locales. El pasado domingo lo incumplió, al incluir un espada mexicano, Leopoldo Casasola, un español, Antonio Barrera y al rejoneador portugués Rui Fernandes.

La empresa ha pagado una multa de unos mil euros y pudo ayer abrir las taquillas para despachar las entradas de la corrida de hoy -cartel con Rafael Ortega, Víctor Mora y El Capea, que lidiarán toros de Garfias-, si bien no será hasta la semana próxima cuando las autoridades decidan si clausuran el inmueble o permiten que continúe la programación de la temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios