La historia andaluza protagoniza el estreno del nuevo curso de Távora

  • El teatro del creador en Hytasa acogerá las funciones de 'Andalucía entre la leyenda y la historia', en la que el dramaturgo mantiene su interés por una escenografía singular y utiliza por primera vez la música de Falla

Comentarios 5

El Teatro Salvador Távora bajó el telón, el pasado junio, hasta octubre con Soniquete de José Galván, pero La Cuadra y su creador no dejan de trabajar en esta época estival con la mirada y el entusiasmo puestos en la próxima temporada. Távora, en declaraciones a este periódico, manifiesta que regresará al escenario del Polígono Hytasa con un estreno, previsto para el 21 de octubre. Andalucía entre la leyenda y la historia será el nombre de estenuevoespectáculo en el que se verá,una vez más, el compromiso del sevillano por llevar la identidad y la tradición andaluza a escena.

La nueva apuesta de Távora tiene como argumento "la reconstrucción de la historia andaluza y de su leyenda desde el romanticismo de los tartessos hasta llegar a la situación actual", afirma el sevillano, contando con una estética muy especial y un lenguaje diferente, característicos de este consagrado dramaturgo. Para Távora "es el momento oportuno para hacer una reflexión sobre Andalucía, una tierra que no se creó en un día y que tiene hechos grandiosos, muchos de ellos olvidados". Para el autor, "es necesario recordar el pasado y, en cierta medida, cuestionarlo y el teatro puede aspirar a todo eso y más en un escenario tan próximo como el nuestro".

El director continuará apostando por la conjunción de elementos variados que llenan de riqueza la escenografía de cada uno de sus espectáculos. La maquinaria -empleará una vez más toros mecánicos o campanas-, el cante y el baile flamenco o la cara de un tartesso como hilo conductor, despertarán los cinco sentidos y las emociones del público. En Andalucía entre la leyenda y la historia, en estos momentos en pleno montaje, se verá "esta forma personal de entender la escenografía que se aleja de los habituales telones pintados", señala.

Asimismo, el dramaturgo contará con un elenco de artistas que participan habitualmente en los espectáculos de La Cuadra, entreellos, Concha Távora o Ana Real. Para esta ocasión, el sevillano ha querido además incluir la música de Manuel de Falla, "pero buscando no la parte más famosa de este compositor, como El amor brujo, sino la otra cara más desconocida del gaditano, encarnada en su obra inconclusa Antártida".

Junto a este gran estreno, programado para que pueda verse los jueves y viernes del último trimestre de este año, el Teatro Salvador Távora seguirá con los proyectos que han cosechado grandes éxitos este pasado curso, como el ciclo Flamenco Primitivo, celebrado los sábados, y las proyecciones, programadas para los miércoles, de representaciones antiguas que recuerdan la trayectoria de La Cuadra.

Las reposiciones de obras de la compañía, como ocurriera con Las Bacantes y Carmen, estarán nuevamente presentes en el teatro de Távora, ya que "junto con los espectáculos nuevos también queremos seguir ofreciendo a Sevilla la posibilidad de ver representaciones que anteriormente sólo se exhibían en la ciudad dos o tres días". Además, el Festival Internacional de Teatro y Artes Escénicas de Sevilla, que llevó en la pasada edición al Cerro del Águila seis actuaciones de grupos extranjeros, tendrá cabida un año más en este escenario. Todo ello para repetir los éxitos de 2008-2009, en los que "hemos realizado más de 75 representaciones empezando, de esta forma, a tomar nuestro sitio en la ciudad de Sevilla. Hemos conseguido un nuevo modelo de teatro en la ciudad con un público muy diverso procedente de muchos lugares", afirma. Asimismo, "Sevilla tiene una intuición especial para entender el teatro no convencional, saber llegar a él, descubrirlo, saborearlo y disfrutarlo".

En verano la compañía recorrerá la geografía española con Carmen, Las Bacantes y Flamenco para Traviata, con las que estará de gira en las ciudades de Santoña, Badajoz, Granada, Móstoles, y en los Festivales Internacionales de San Feliu de Guixols y el de Madrid Sur. En todos ellos, Távora dejará su huella personal "alejándonos de un teatro aburrido, intelectual y convencional, dirigido más a los sentidos que a la razón porque el arte está más próximo quizá a la sinrazón".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios