Una historia de la creación moderna hecha por mujeres

  • Llega a Madrid la exposición 'Amazonas del arte nuevo'

¿Qué habría ocurrido si Picasso hubiera sido niña? ¿Sería también una de las grandes artistas del siglo? Ésta es una de las reflexiones que sugiere Amazonas del arte nuevo, 116 obras de mujeres con talento pero "ocultas" en un mundo de hombres que se expone hasta el 30 de marzo en la Fundación Mapfre, en Madrid, y también en la web www.exposicionesmapfrearte.com. "No ha existido entre los grandes artistas ninguna mujer, pero tampoco ha habido grandes pianistas de jazz lituanos o jugadores de tenis esquimales", escribe Linda Nochlin en el el catálogo de la exposición, fruto de dos años de "retos teóricos y prácticos" para sus comisarios, Josep Casamartín y Pablo Jiménez.

"Sí ha habido grandes artistas. El problema es que no se les ha dado suficiente espacio", aseguran ambos. Amazonas... es una invitación a la reflexión "sobre las otras maneras de entender el arte contemporáneo", para la que han reunido "cuadros de museos de todo el mundo y que son los que todos quieren tener", según Jiménez.

"No es una exposición de pintura femenina ni feminista. Es de artistas que eran mujeres y que plantean la cuestión fundamental del arte del siglo XX: la identidad. Se trata de recuperar pequeñas perspectivas ya olvidadas y a artistas que caen en el olvido e incluso en el desprecio", explica Jiménez, que dice que las artistas han sufrido siempre "un ataque muy violento de la sociedad".

Entre las artistas más conocidas de la muestra figuran la mexicana Frida Kahlo, de la que se puede ver Frutos de la tierra (1939); la polaca Tamara Lempicka, representada por La túnica rosa (1927); la española Ángeles Santos, autora de Niña durmiendo (1929); la belga Anna Boch, la única persona que compró un cuadro a Vincent Van Gogh, o la francesa Louise Breslau y la estadounidense Romaine Brooks.

Los cuadros, colgados en función del movimiento al que pertenecían las artistas, se acompañan de materiales que han servido para la investigación de las biografías de sus autoras, "marcadas, por lo general, por la tragedia", pues "son destinos complicados o novelescos", según Jiménez. Aunque en el caso particular del arte ruso, dice Casamartín, las mujeres sí tuvieron un papel fundamental, pues gracias a ellas se pudo desarrollar el cubismo y el arte abstracto. Por eso "se puede reconstruir la historia del arte moderno con obras de gran calidad sin que se les eche en falta a ellos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios