La historia ferroviaria hecha maqueta

  • Bajo el vestíbulo de la estación de Santa Justa se esconde una detallada muestra de trenes en miniatural Muestra de trenes Estación de Santa Justa. Andenes 8 y 9. Avda. Kansas City s/n. Hasta el 4 de enero. Horario: de 17.30 a 20.30

La estación de Santa Justa esconde bajo su vestíbulo uno de sus secretos mejores guardados, una exposición de trenes en miniatura, donde a través de una maqueta gigante se descubre el desarrollo en España del ferrocarril desde que una de esas máquinas cubriera el trayecto entre Barcelona y Mataró en 1848.

La Asociación Sevillana Amigos del Ferrocarril es la que se encarga de la muestra, y varios de sus miembros, como Alejandro y Rafael, explican a los visitantes el desarrollo histórico de las locomotoras, desde las primitivas de vapor hasta los últimos trenes de alta velocidad. Además, el presidente de la asociación, Miguel Cano, se encarga del funcionamiento de la espectacular maqueta, en la que pueden circular una decena de trenes a la vez.

Cuatro años tardaron en montar esta impresionante reconstrucción en la que se unen una mina de carbón, una montaña suiza y una ciudad moderna, entre tantos detalles, ya que en un sector se ubica una reproducción exacta a pequeña escala de la misma estación de Santa Justa (con los talleres y las 12 vías). Durante las fiestas navideñas se abre esta exposición al público en general, aunque el resto del año son muchos los colegios que visitan estas instalaciones, en las que se respira el ambiente oscuro que recuerdan los túneles de las estaciones.

Los alumnos conocen así de una forma práctica una parte de la historia de la humanidad a través de uno de los transportes que revolucionaron el mundo hace doscientos años, así como los distintos tipos de energía usados (carbón, electricidad, diésel). También están presentes en la maqueta los variados tipos de ferrocarril, como el tranvía y el teleférico, junto con una representación de las últimas energías utilizadas a través de las centrales eólica y solar.

Los modelos de trenes también han variado mucho con el paso de las décadas y cada año la asociación sevillana incluye uno nuevo. Esta vez ha sido el talgo que ha probado la línea de alta velocidad entre Madrid y Málaga, que se estrena precisamente mañana, la novedad de la actual muestra, en la que hay presentes tanto prototipos de talgo como trenes de mercancías, maniobra y de línea.

Aunque la mayoría de los visitantes son menores de edad, cualquier adulto puede sorprenderse al sumergirse en este mundo ferroviario, en el que los detalles están cuidados de principio a fin con los juegos de luces, la marcha de los trenes (controlados para que no choquen y con sus respectivos semáforos) y el resto de reproducciones, que van desde los pequeños viajeros que esperan el tren hasta los mini turistas que disfrutan del paisaje en lo alto de la montaña.

Pocos de los 104 amigos de esta asociación vienen del mundo ferroviario, aunque uno de ellos, Alejandro, es un experto e incluso puso en marcha hace unos años el Ferrocarril del Alamillo, una forma divertida de visitar el parque.

Hasta el viernes 4 de enero podrá visitarse libremente esta exposición, que también cuenta con otras locomotoras más grandes (escala 1/32) usadas en la Expo de 1992 para Andalucía de los niños y otra de tamaño casi real que recibe al visitante a la muestra, una locomotora Pacific de 1928, sacada de la Exposición Iberoamericana del año siguiente, y que unía la Plaza de España con la Avenida de Reina Mercedes en un recorrido de cinco kilómetros. Otra de las joyas de la muestra es un reloj de la estación de Las Cabezas, restaurado por la asociación, y que tuvo que cambiar las pesadas agujas de hierro para que el funcionamiento fuera correcto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios