Una joyita del teatro infantil

Escenoteca. Servicios Educativos. Autores: Marisa Núñez y Óscar Villán. Versión: Belén Lario y Pepa Muriel. Dirección: Pepa Muriel. Intérpretes: Eva Gallego y Pepa Muriel. Escenario: Mar Muriel. Vestuario: Mai Canto. Producción: Elvira Lario. Lugar: Teatro Duque-La Imperdible. Fecha: Sábado, 12 de octubre de 2013. Aforo: Completo, cartel de no hay entradas.

Bullicio y risas. Niños con la ansiedad que sólo ellos saben manifestar cuando están nerviosos porque van a hacer algo fuera de lo normal. Familias enteras, madres con sus hijos y los hijos de las amigas. Uno llega a pensar que han abierto un colegio en plena Plaza del Duque. Es mucho más fácil. Ese día, el Teatro Duque-La Imperdible ha programado La cebra Camila, una de esas obras que han calado en el imaginario infantil y que Pepa Muriel puso en escena hace ya casi tres años.

La historia de una cebrita a la que el viento le arrebata siete de sus negras rayas y son sus amigos, una serpiente, una araña, un caracol, etcétera, los que le ayudan a recomponer su precioso traje, fue escrita por Marisa Núñez y cuenta, en la edición de Kalandraka, con las ilustraciones de Óscar Villán, ambos gallegos.

La primera versión que Pepa Muriel dirigió para Escenoteca fue un cuentacuentos que luego, con la ayuda de Belén Lario, se transformó en esta encantadora obra que en 2011 ganó el galardón al mejor espectáculo infantil de los premios Escenario de Sevilla.

En la versión que disfruté este fin de semana, lástima de no haber llevado conmigo a un sobrino, Pepa Muriel, en su papel de la hada Titania, llama a su compañera, Eva Gallego, para pronunciar las palabras mágicas: Luz, sol y viento... que se abra este cuento. Se suceden entonces las aventuras de esta cebrita ayudada por unos niños absolutamente entregados que parecen no conocer la timidez y que participan con verdadera devoción. Obra delicada que se disfruta como un bombón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios