Un ladrón del espíritu de los clásicos

  • PintorProfesor de ciencias, expone hasta el 20 de diciembre una quincena de obras en el Círculo Mercantil e Industrial

"Le he robado a Boticelli su Nacimiento de Venus, cualquier día me meten en la cárcel", bromea Pino, nombre artístico del pintor, cuando muestra algunas de las copias de obras clásicas que expone hasta el próximo jueves 20 de diciembre en el Círculo Mercantil e Industrial (C/ Sierpes, 65). Este profesor de Ciencias, que imparte clases desde hace 29 años en el colegio Andalucía de Camas y que estudió Medicina hasta cuarto -momento en el que decidió dedicarse a la pintura-, reconoce que su verdadera profesión es la de pintar. Las Meninas de Velázquez, Niños comiendo melón de Murillo o Mujeres en la Playa de Sorolla son algunas de las obras que Pino ha imitado y copiado a los clásicos. Para el artista, "hay que partir de los antiguos maestros, casi todos los pintores bebieron de los clásicos, estudiaron sus técnicas y aprendieron. Cuando se tienen esos conocimiento sus creaciones ya pueden ser interpretadas". Y de tal manera que, en algunos casos, la duda sobre si es el auténtico o no puede asaltar al público que visita la sala. Las obras de Pino han pasado por numerosas galerías sevillanas, pero su "peculiar" trabajo ha levantado interés en ciudades como Barcelona o Nueva York. Ahora, en Robar el alma de los clásicos..., Pino también da a conocer sus propias creaciones, aquellas que construye "desde el ánimo, desde lo vivido". Una técnica impresionista que considera, aludiendo de nuevo a los clásicos, "sólo si el espectador se emociona al verlo, estará acabada la obra".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios