Una mensajera de ilusión e igualdad

  • La Cartera Real llevó la alegría a los niños ingresados en el Virgen del Rocío con una gran fiesta

Comentarios 0

"Ponerme bueno", pedía ayer José Antonio, un niño de 10 años de Sanlúcar de Barrameda que lleva casi dos semanas ingresado en el Hospital Infantil Virgen del Rocío, en su carta a los Reyes de Oriente. Para él, como para los otros pequeños en su situación, la salud se ha convertido en un regalo añorado, no algo que se da por hecho.

Para ellos y sus familias, las Navidades, lejos de casa, pueden ser una época triste. Pero no por falta de esfuerzo de los profesionales del centro, quienes, organizados a través el Comité de la Ilusión, trabajan cada año por organizar un programa de actividades de todo tipo destinadas a alegrarles las fiestas. Entre ellas, la llegada del emisario de los Reyes Magos para recoger sus deseos. Puede que este año tengan aún mejor acogida, porque se trataba de un mensajero muy especial. Una Cartera Real.

Las puertas del Hospital de la Mujer era el escenario natural para recibir la comitiva de la emisaria, coincidiendo con la inauguración del relieve escultórico, La fuente de la vida, donado por el escultor Francisco Cortés Somé. La comitiva, que salió de la Plaza de América, se hizo esperar un poco. Pero pronto se oyeron los tambores y cornetas y por la cuestecita que lleva a la entrada del Hospital llegó, precedida de coches de la Policía Local y rodeada por una escolta de la policía nacional montada y un harén de beduinas que lanzaban caramelos a diestro y siniestro, la carroza de la cartera real.

Con una indumentaria a medias entre una mujer pirata y una dama de las carreras de Ascott con un toque de hippy de Hair, la emisaria leyó un mensaje de sus Majestades de Oriente, cuyo inicio concentraba su significado. "Respetad a las mujeres, proteged a los niños, porque son el principio". Reivindicando también, eso sí, los valores femeninos como guía de la sociedad.

La propia cartera, en realidad Jessica Suárez Hormigo, es un buen ejemplo de esos valores. Recién terminada su licenciatura conjunta en Derecho y Administración y Dirección de Empresas, ha estado colaborando con el Comité de la Ilusión "desde que tenía 15 o 16 años", comentaba su madre, Isabel Hormigo, empleada de H.U. Virgen del Rocío y miembro del comité. Lo cierto es que Jessica tuvo un gran éxito y los niños se quedaban pasmados con ella al darle sus cartas.

También son voluntarias las beduinas que hicieron honor a su supuesta sangre andalusí arrancándose a tocar las palmas y a bailar cuando Jesús Heredia, Premio Nacional de Cante, acompañado al toque por Antonio Carrión, llenó la soleada mañana de aires flamencos con un villancico cuya letra la compuso "un médico del Virgen del Rocío": "María no busques posada/vente a Sevilla, Mujer/que cuando nazca tu hijo/le diremos con cariño/que es Jesús del Gran Poder...".

En las escaleras del Hospital Infantil esperaba una avanzadilla -fundamentalmente trabajadores del centro y sus hijos- que asistieron a la espectacular suelta de globos y a la gran fiesta con la tuna de la Escuela Universitaria de Turismo. Luego, en el salón de actos donde bajaron a algunos de los niños enfermos, o en las plantas donde estaban ingresados, la ilusión que viaja a Oriente pasó a estar guardada en buenas manos.

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios