Más por lo mismo

  • La XIX edición del festival Territorios Sevilla, los días 20 y 21 de mayo en el Monasterio de La Cartuja, casi doblará el número de conciertos de 2015 manteniendo los mismos precios.

Una doble apuesta por el rock y por el rap emergente de la era YouTube, ése que se consume desde el móvil antes que con un equipo de música, son las características principales de la XIX edición del festival Territorios Sevilla, que pese a haber desvelado hace ya tiempo el grueso de su programación, estrategia básica para la venta anticipada de abonos, ha presentado oficialmente su cartel este jueves en el Monasterio de La Cartuja, el mismo espacio que volverá a acoger sus conciertos los días 20 y 21 de mayo.

Con un presupuesto similar al de 2015, en torno a 1.200.000 euros, Territorios, no obstante, casi dobla el número de artistas programados, que pasa de 24 a 43. ¿El truco? Juan Antonio Pedrosa, director del festival, reconoce que el gran desembolso llevado a cabo el pasado año en la contratación de discjockeys internacionales de relumbrón no terminó de cubrir las expectativas (ni el gasto). Eso, unido al relevo en parte del equipo de programación, hace que el festival vuelva al planteamiento de años atrás: un cartel mucho más variado, que alterna figuras de peso con propuestas emergentes, repartido en tres escenarios, en lugar de los dos de 2015, ubicados en la pradera de acceso al conjunto monumental. 

Un par de ellos llevarán por nombre el de los dos principales patrocinadores privados del festival, Cruzcampo y Cadena Ser; el tercero reconocerá la labor de la emisora de radio comunitaria Radiópolis, embarcada en la celebración de su X aniversario. Y el detalle con los patrocinadores no es, en absoluto, gratuito. También al igual que en 2015, apenas el 15% del presupuesto proviene de las administraciones -en los años de vacas gordas llegó a ser del 75%-. La venta de localidades y la recaudación en barras tendrán que hacer el resto.

Los precios de las entradas y abonos se mantienen: 35 euros más gastos el abono de dos días (hasta mañana día 3) y 40 euros más gastos (del 4 al 19 de mayo). En cuanto a las localidades diarias, saldrán a 25 euros más gastos (hasta el 19 de mayo) y a 32 euros en taquilla los días de concierto.

El delegado de Cultura del Ayuntamiento, Antonio Muñoz, agradece al festival "estos precios tremendamente populares"; también a su director el empeño en seguir adelante pese a los recortes provocados por la crisis de nunca acabar. Curioso: la disminución de ayudas coincide con el aumento en la ciudad de propuestas musicales similares. De hecho, el Monasterio de La Cartuja acoge en mayo y junio conciertos no consecutivos del festival Sevilla Suena y en octubre, el mismo mes en que la Alameda recibirá al Monkey Week, servirá como escenario para el festival Interestelar. "Me gusta que la oferta cultural aumente y me parece lícito, aunque temo que algunos nos quedaremos por el camino, porque no hay para tantos", reflexiona Pedrosa.

En cuanto al ya conocido cartel, se insiste en la apuesta por ese rap de última generación que ha encontrado en YouTube su canal natural y su abultado público, un movimiento aquí representado por nombres como Nikone, C. Tangana, Jesuly, El Coleta, Bombony Montana + Lone, C. Terrible, Danié & Lasio y DJ Akhet. Todos se concentrarán en un único escenario la noche del viernes, que en el resto de espacios ofertará nombres tan solventes como The Wombats, Tindersticks, El Guincho, Corizonas y Neuman, entre otros. También propuestas de la tierra, literal o metafóricamente: Raimundo Amador, Pechuga, Muchachito y Bombino.

En la segunda jornada los representantes del hip-hop serán Capaz, Iván Nieto, Foyone, Jarfaiter, Denom y la Fundación de Raperos Atípicos de Cádiz; el rock contará con propuestas, entre otras, como Pájaro, Belako, Autour de Lucie, Sex Museum, The Horrors y Crystal Castles. También habrá espacio para músicos de raíz especializados en volar por encima de estilos: Black Uhuru, Rachid Taha, Ebo Taylor y Niño de Elche. La presumible guinda al pastel la pondrá, a altas horas de la madrugada, la sesión del DJ Marc Piñol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios