El mundo que espera fuera

  • Maica Barroso y Sylvie Nys presentan hoy en el Central 'La esclusa', de Michel Azama

Nadie está nunca a salvo de un acto irreversible. Tampoco lo está de la horrible sombra de la culpa. Según la actriz y directora teatral Sylvie Nys, belga afincada en Sevilla desde hace una década, estas reflexiones son los puntos de partida de La esclusa, una obra escrita por el dramaturgo francés Michel Azama que la compañía andaluza Devenir lleva a escena al Teatro Central, desde hoy al domingo.

Durante una hora, la actriz Maica Barroso está a solas en el escenario, en la piel de una presa que habla en voz alta y para sí para tratar de ahuyentar a sus propios demonios, que esa noche danzan con particular insistencia. Es de noche y cuando llegue la mañana, después de 16 años en la cárcel por un crimen, recobrará la libertad; y tiene miedo. "Nos interesaba pensar en el sentido de la cárcel, en la reinserción... Porque, al final, una persona sigue siendo culpable aunque haya pagado por lo que hizo. Y porque Azama habla de personas que quizá no gusten, pero existen", dice Barroso.

El dramaturgo escribió este texto después de impartir un taller en la prisión de Rennes para mujeres condenadas a cadena perpetua. En el monólogo, dice la actriz, el autor no inventa "nada" de lo que se dice, tan sólo el angustioso ínterin de la mujer presa entre el cautiverio y la libertad. "Es una mujer vital, pero sufre, porque va a abandonar el pequeño útero que ha sido para ella la cárcel".

"Siempre al filo de las emociones", dice Nys, la actriz compone un retrato humano "rico, contradictorio, con humor, desesperado y lúcido", al que Azama inyectó dosis de "poesía". La directora, además, celebra que las funciones se celebren en la sala B del teatro, de "dimensiones perfectas" para una "dramaturgia detallada y sutil" y una interpretación, asegura, que brindará al público esos "momentos excepcionales" y "humanos" al alcance solamente del teatro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios