Crítica de Cine

El mundo para el mundo

'El regador regado', una de las primeras películas de los Lumiére y la primera comedia de la historia del cine. 'El regador regado', una de las primeras películas de los Lumiére y la primera comedia de la historia del cine.

'El regador regado', una de las primeras películas de los Lumiére y la primera comedia de la historia del cine. / d. s.

Corran, aún están a tiempo de ver en Cinesur Nervión la mejor película que se va a estrenar en un cine en mucho tiempo. Se trata de Lumière, comienza la aventura, que no es exactamente un documental sobre los famosos inventores del cinematógrafo como un verdadero programa cuidadosamente seleccionado, organizado y comentado por Thierry Frémaux, director del Festival de Cannes, compuesto por 108 de los casi 1.500 títulos salidos de la casa lyonesa entre 1895 y 1905.

Estamos, por tanto, ante un verdadero acontecimiento, una verdadera fiesta: la posibilidad de ver en las mejores condiciones posibles, en copias restauradas y proyectadas en su ritmo y formato original, aquellas imágenes en movimiento que deslumbraron al mundo en el crepúsculo del XIX y los albores del XX, imágenes que capturaron la vida cotidiana, las calles, los eventos o los rincones más famosos y pintorescos del planeta, "el mundo para el mundo", en palabras de Tavernier.

Y el goce y la emoción no pueden ser mayores: deslumbramiento y cercanía de aquellos días proustianos y aquellas estampas renoirianas, celebración de la vida, de los juegos infantiles, del viento que mueve las ramas de los árboles para hacer visible lo invisible, del vapor y las olas, de los trenes y los barcos, del cuerpo y la máquina, de los viandantes y los primeros actores…

Frémaux recoge las mejores ideas y reflexiones sobre el cinematógrafo Lumière (pienso en aquella mítica entrevista entre Langlois y Renoir filmada por Rohmer), y sabe poner en palabras justas y amenas todo el esplendor de las imágenes y los gestos, los pequeños o grandes detalles desapercibidos, los (rigurosos) procesos de temporalidad, puesta en escena, narración o punto de vista que se esconden bajo la apariencia del mero documento testimonial, los distintos niveles plásticos, figurativos, sociales o costumbristas que alumbran unas imágenes que siguen, créanme, tan vivas, cercanas y emocionantes como el primer día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios