La noche que el 'rap' entró en el Lope

Pasaban las once menos cuarto cuando, por fin, El liricista en el tejado materializaba el anunciado regalo especial de SFDK a su fiel y numerosa audiencia: un concierto con banda con motivo de la publicación del DVD Blackbook. Por qué el rap viene optando por esa fusión orgánica desde hace ya bastantes años es cuestión que se presta a múltiples especulaciones, desde las malintencionadas -la búsqueda de legitimación allá donde los incapaces de entender el género se han cebado tradicionalmente: su supuesta falta de musicalidad- a las más obvias -las ganas de experimentar-.

Zatu y Óscar, con su habitual sentido pragmático, experimentan lo justo y apuestan por la translación de una ínfima parte de su repertorio hacia el directo con instrumentos tradicionales -también se había anunciado que no iba a ser un concierto entendido como tal, sino apenas seis temas- desde la perspectiva de la eficacia sobre seguro, concretada en la probada solvencia como músicos de sesión de nombres bien conocidos de la escena rockista local -El Pájaro a la guitarra, Pepe Bao al bajo...-.

Sin embargo, ni el sonido estuvo a la altura -molestos acoples salpicaron tan singular ocasión- ni la fórmula DJ más grupo parece alcanzar de momento en su caso las mismas cotas de incontestable contundencia demostrada en múltiples ocasiones con el formato originario. ¿Cuestión de tiempo? Quién sabe, quizás los tiros no vayan por ahí, como sí parece que ya se vislumbra en referencia a otro ilustre rapero local.

Pasaban las once y cuarto, sonaba Náuseas y servidor tuvo que abandonar el teatro sin que el espectáculo hubiese concluido -el cierre, ustedes disculpen-, aunque con la bien comprobada sensación de que el dúo vivía uno de sus días más grandes -a Zatu la voz rasposa se le volvió temblorosa al reconocer la emoción que sentía al tocar en ese escenario y rodeado de amigos- difícil de olvidar por los presentes.

Al componente sentimental contribuyó, cómo no, la proyección previa del documental de Ernesto Cabeza y Samuel Suárez sobre la historia del grupo, un tanto amateur en su realización, pero valioso en su contenido, pues el recorrido de SFDK es, en buena medida, el del rap español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios