Una novela indaga en el "suicidio como la enfermedad más común del futuro"

  • La periodista gaditana Sandra Pérez Castañeda publica 'La ciudad que rompe sueños'

La primera novela de la periodista gaditana Sandra Pérez Castañeda, titulada La ciudad que rompe sueños (Alhulia) y cuyo argumento se sitúa en un lugar inconcreto y en fechas futuras, plantea el suicidio como "la enfermedad más común" del porvenir.

Con ese argumento aparentemente pesimista, la autora pretende llamar la atención sobre "lo maravilloso que es vivir, lo importante que es vivir", de ahí que algunos pasajes de la narración los hayan planteado como "un aprendizaje de vida" de los personajes que protagonizan el relato.

La novela, presentada recientemente en Granada, tiene detrás seis años de investigación sobre el suicidio, "primera causa de muerte no natural, por encima de los accidentes laborales y los accidentes de tráfico" aún en los años anteriores a la crisis, según señaló Pérez Castañeda. Una decisión fatal que, tristemente, ha vuelto a ser noticia esta semana con el suicidio, en Baracaldo, de una mujer que iba a ser desahuciada de su casa.

La autora señaló que, así como de las muertes por accidente laboral o en la carretera se informa puntualmente, las muertes por suicidio se siguen ocultando porque siguen siendo un tabú.

Lo son tanto en el ámbito familiar "donde suponen una frustración", como socialmente, "por los valores de cada sociedad y por la presión que la sociedad ejerce en los individuos".

Pérez Castañeda señaló que si, en España, el 80% de los suicidios son de hombres es "por otro de los aspectos negativos del machismo; se habla poco de los problemas que el machismo le da al hombre, sólo se habla de los problemas que el machismo le da a la mujer". "Por el peso que se ejerce sobre el varón socialmente; perder un trabajo o ser desahuciado de una vivienda, para un hombre, es una especie de estigma social", explicó la autora.

Aunque confiesa la influencia de George Orwell, Pérez Castañeda, cuya novela transcurre en un "Ministerio para la Recuperación" de suicidas potenciales, ha asegurado que el autor británico de títulos como La máquina del tiempo o La guerra de los mundos "es mucho más negativo, pesimista y duro con el género humano" de lo que resulta La ciudad que rompe los sueños, ya que a lo largo de sus páginas no se suicida ningún personaje.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios