La nueva cara del Maestranza

  • Las obras han añadido al teatro 4.500 metros cuadrados y un mecanismo escénico pionero en el mundo · La ópera 'El holandés errante', en febrero, usará ya plenamente los nuevos recursos

Comentarios 0

Dos años y medios después, las obras de remodelación y ampliación del Teatro de la Maestranza han acabado, pues el único trabajo pendiente afecta al exterior de una de sus fachadas. El coliseo ha ganado 4.500 metros cuadrados y con ellos, agilidad para programar espectáculos complejos.

Incorpora al anterior escenario 16 metros más de profundidad y una chácena -el espacio detrás del escenario, que suele usarse como almacén de decorados- de 800 metros cuadrados y dotada de un sutil mecanismo (único en el mundo junto con el de la Ópera de Copenhage) capaz de mover rápida y silenciosamente grandes estructuras, de hasta 28 toneladas. También varias nuevas dependencias para los músicos y la administración del teatro y de la Real Orquesta Sinfónica.

Todo ha costado 10 millones de euros. "Ése es el presupuesto básico", matiza Enrique del Pozo, ingeniero encargado de este proceso, sugiriendo que la suma ha sido en realidad más abultada. Su primo, Aurelio del Pozo, el arquitecto que ha asumido la dirección de la reforma, enseñó ayer las nuevas instalaciones al presidente andaluz, Manuel Chaves; a la consejera de Cultura, Rosa Torres; y a la delegada municipal de Cultura, Maribel Montaño.

Según los responsables técnicos de las obras, tres espacios "de última generación" han inspirado las mejoras del Maestranza: el Palau de Barcelona, el Palacio de las Artes valenciano y la Copenhagen Opera House.

Dice Enrique del Pozo que el Maestranza es ahora "uno de los mejores teatros, no de Europa, sino del mundo". En un plano práctico, esto significa que el espacio está ahora capacitado para programar cualquier ópera, independientemente del tamaño y de la complejidad de su montaje, aspecto que hasta ahora condicionaba la oferta del coliseo. Y hay más novedades: un nuevo archivo, una sede estable para la Sinfónica, más oficinas, camerinos más amplios, una cafetería, una zona comercial y salas de ensayo para el Coro del Maestranza, para números de ballet y para la orquesta. Ésta se usará también como sala para actuaciones de pequeño formato y con un aforo máximo de 300 espectadores, similar a la Manuel García.

El holandés errante, la ópera de Richard Wagner, será el próximo mes de febrero el primer espectáculo que utilizará plenamente los nuevos recursos del remozado Maestranza. Rosa Torres, además, aseguró que la Consejería buscará nuevos patrocinadores para el teatro, pues el objetivo, anunciado por su gerente, Remedios Navarro, es "duplicar de aquí a 2010" el presupuesto. Es decir, "de los entre 9 y 9,5 millones de euros de ahora a unos 15", explicó. Con esta inyección de fondos, la programación operística crecerá paulatinamente -se quiere alcanzar cinco producciones en la temporada 2008-2009, y seis en la 2009-2010-, al igual que la de carácter sinfónico y la dedicada a la oferta "multiusos", como el flamenco, que entrará con fuerza en el teatro, sobre todo los años que no haya Bienal, señaló Navarro.

De los 10 millones de presupuesto "básico", el Ministerio de Cultura ha aportado la mitad; la Junta, el 25 por ciento; y la Diputación y el Ayuntamiento, un 12,50 por ciento cada uno.

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios