Unas 230 obras de Carmen Laffón recrearán su mundo

  • La muestra que albergará Santa Clara en 2013 propondrá "una semblanza distinta" de la autora con los 20 últimos años de trabajo de la sevillana como punto de partida

Los responsables de la gran exposición que acogerá el Espacio Santa Clara sobre Carmen Laffón, programada entre octubre de 2013 y enero de 2014, quieren que la cita sea no sólo el homenaje de su ciudad a uno de los nombres fundamentales de la pintura española, sino también la oportunidad para que los sevillanos descubran la majestuosidad de un convento que, pese a haberse abierto hace ya unos meses como centro cultural, sigue siendo uno de los secretos mejor guardados de la capital.

El comisario de la muestra, Juan Bosco Díaz-Urmeneta, quiso subrayar ayer el "doble objetivo" con el que se planteaba la iniciativa, el de acercarse a la privilegiada sensibilidad de Laffón y al mismo tiempo "enseñar y hacer consciente a la gente de la grandeza del monasterio. Cuando se visita un museo, la atención está centrada en las obras y apenas en el recinto, pero esta vez no será así", afirma el especialista, crítico de arte de Diario de Sevilla y profesor de Estética de la Hispalense. La retrospectiva, que como ya adelantó este periódico, ocupará además de las zonas rehabilitadas de Santa Clara otras estancias que forman parte del proyecto de intervención aún pendiente, servirá para que el visitante tome contacto con la belleza de un inmueble entre cuyos muros se perciben los siglos de Historia que posee.

Pero, más allá del diálogo que los organizadores de la muestra quieren entablar entre las creaciones de Laffón y el convento de Santa Clara, el catálogo articula un recorrido por los últimos 20 años de trabajo de la sevillana. "El proyecto se propone arrancar donde se quedó la última gran exposición que se vio aquí de ella, que se celebró en 1995, en Sevilla en la Fundación Focus-Abengoa y en Málaga en el Palacio Episcopal, y llegará hasta 2013, porque la autora está trabajando actualmente en algunas piezas", comenta Díaz-Urmeneta, que presentó esta cita acompañado de la propia Laffón, la delegada de Cultura María del Mar Sánchez Estrella y el arquitecto y artista José Ramón Sierra, involucrado también en esta propuesta.

La muestra permitirá acceder a pinturas y dibujos "que no se han visto en Sevilla, a pesar de que algunos están inspirados en ella", como ocurrirá con los bellísimos dibujos con los que Laffón interpretó pasajes del Ocnos de Cernuda. Se repasarán asimismo otros motivos en los que se ha recreado la autora: sus vistas del Coto de Doñana y el Guadalquivir, que prometen "un enorme poema visual sobre el río", o la serie de esculturas y dibujos con los que la creadora inmortalizó el estudio de la calle Bolsa, ubicado en Sanlúcar de Barrameda.

Pero será también en el rescate de obras menos divulgadas, o en la confluencia de trabajos de diferentes etapas, donde la muestra generará "nuevos significados" y sugerirá, según Díaz-Urmeneta, "una semblanza desconocida de Carmen Laffón". Así, la intención es "conseguir los paisajes que se pintaron en ese estudio de la calle Bolsa, y exponerlos junto a las esculturas que hizo Carmen sobre ese estudio", o complementar estampas más difundidas de Sevilla con otras imágenes más atípicas, como un cuadro "muy misterioso, muy melancólico", en el que Laffón plasmaba el derribo de un vivero.

Aunque todavía no se puede precisar el número de obras que compondrán la cita, los promotores de la exposición calculan que serán unas 230 piezas. La falta de concreción se debe a que "los préstamos de cuadros, a veces, son complicados" y aún falta la autorización de algunos coleccionistas, apunta Díaz-Urmeneta, pero también a que todavía no se han cerrado los espacios definitivos que albergarán los fondos. "Hay una propuesta de uso del convento, pero tenemos que seguir trabajando", explica José Ramón Sierra, entusiasmado por "poner en contacto dos universos que no son extraños entre sí: la obra de Carmen Laffón y la ciudad de Sevilla".

La autora, que tiene en Díaz-Urmeneta y Sierra dos colaboradores cercanos, expresa su ilusión también por el espacio en el que se repasará su trayectoria. "He vivido en el centro, rodeada de conventos, y para mí significa mucho pasar por sus patios y torres", afirma. Para Laffón, el edificio escogido forma parte de su memoria sentimental, de "esa ciudad sobria, serena" a la que ella se siente tan unida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios