Los peligros de los excesos expresivos

XXII Temporada de conciertos de abono. Programa: Sinfonía nº 5 en Do sostenido menor, de Gustav Mahler. Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Director: Pedro Halffter. Lugar: Teatro de la Maestranza. Fecha: Jueves, 1 de diciembre. Aforo: Casi lleno.

No es fácil enfrentarse al universo sinfónico de Mahler y mucho menos a esta quinta sinfonía que reúne a la perfección las dos caras del espíritu expresivo del compositor bohemio: la sublimidad ultrarromántica y su revés callejero y casi vulgar. Una esquizofrenia sensitiva ya dictaminada en su día por Freud en la famosa entrevista vienesa con el músico y que obliga a cualquier director a tener que afinar al máximo sus recursos técnicos y su visión global de la obra para moverse con solvencia en un difícil filo de la navaja. Pedro Halffter cayó a menudo en el fácil recurso al desbordamiento decibélico en los pasajes más brillantes, saturando a veces la capacidad acústica de la sala, como en los primeros compases del primer movimiento y en los últimos del quinto. Quiso decir algo nuevo sobre esta conocida obra y se ve que ha intentando buscarle, mediante el uso del rubato, nuevas perspectivas a pasajes como la Trauermarsch (demasiado melosa) o al Adagietto, cuyas tres primeras notas fueron abreviadas en beneficio del resto de la frase. En los varios pasajes fugados, en cambio, logro gran fuerza expresiva y una notable claridad de texturas. La orquesta respondió con brillantez, sobre todo los metales y las maderas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios