Del pesebre a los balcones

  • Cientos de banderolas con la imagen del Niño Jesús adornan esta Navidad las calles sevillanas

"Para que a nadie se le olvide el verdadero sentido de la Navidad, lo que se festeja es el nacimiento de Dios y no otra cosa", indica María del Carmen, vecina del centro en cuyos balcones cuelgan dos banderolas con la imagen del Niño Jesús. Carmen reconoce que sus hijos llevan dos años insistiendo en poner entre las rejas de sus balcones a Papá Noel pero siempre se negó porque "desde cuándo es Papá Noel quien reparte los regalos en Navidad, siempre han sido los Reyes Magos de Oriente". A Carmen, al igual que para cientos de hogares sevillanos que se han sumando a esta moda, la idea más cristiana de poner al Niño Jesús en sus ventanas le ha convencido, aunque la competencia con Santa Claus no sea nada fácil.

Lo cierto es que el origen de este nuevo artículo de decoración navideño no está del todo claro, pero la mayoría de los que venden estos paños coinciden en que la idea surgió de una empresa valenciana hace ya algo más de tres años. Algunos de los primeros en hacerse con ellos fueron vecinos de Osuna las Navidades pasadas, gracias al encargo que la parroquia de Nuestra Señora de la Victoria de la localidad hizo a dicha empresa tras recibir una hoja de publicidad con los artículos que vendían en Valencia. Desde entonces, fueron muchos los pueblos de la provincia interesados, como Gines, donde incluso el Ayuntamiento, a través de su Delegación de Medio Ambiente, recoge las peticiones de colgaduras en los balcones y las comunica a la parroquia, lugar en el que se venden por 22 euros.

El secretario general del Arzobispado, Carlos Gómez Santillana, indica como "se trata de una iniciativa de las parroquias, en ningún caso se trata de una propuesta oficial del Arzobispado", aunque les llegará un ejemplar de regalo, de 2 metros de ancho por 3 metros de alto, que con mucho gusto colgaron en su fachada principal. Como párroco de Paradas, a Gómez Santillana le llegó desde Osuna la noticia de las colgaduras con el Niño Jesús y desde entonces dice que son ya muchos los puntos de venta que existen en la capital. "Tengo entendido que la parroquia de San Sebastián hace las suyas propias y algo más económicas", añade.

El Cerro del Águila es otra de las hermandades encargadas de distribuir las telas con el Niño Jesús. Su hermano mayor, Alfonso José López Gómez, asegura que: "Nos hemos sumado a esta campaña con el fin de darle un poco de sentido a nuestras fiestas" y afirma como incluso "vienen de otras hermandades para comprarlas". En total calcula que se habrán vendido en la parroquia unas cuarenta a unos 20 euros cada una.

Pero estos artículos no sólo pueden adquirirse en las parroquias; así, son varias las asociaciones belenísticas que los suministran. Un ejemplo claro puede verse en la Feria del Belén de la Plaza San Francisco. Las más novedosas son las que venden la Asociación Belenística La Roldana, quienes frente a las composiciones más clásicas, rojas con el Niño Jesús en el centro, han incorporado modelos donde aparece serigrafiado el nacimiento completo y otras en las que se suman elementos como unas ovejas y un ángel. Su precio, también disponible en varios colores, de 20 a 30 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios