La portada más famosa de los Beatles, 'Abbey Road', cumple 40 años

  • La famosa calle de Londres acoge cada día a numerosos turistas que buscan inmortalizarse igual que los componentes del mítico grupo inglés.

Comentarios 6

Es el paso de cebra más famoso del mundo. Desde que en 1969 cuatro hombres cruzaron Abbey Road, en Londres, y se hicieran una foto, el sitio cerca de la estación de metro St. John's Wood se ha convertido en lugar de peregrinaje para los fans de los Beatles.

Millones de seguidores de todo el mundo se acercan para imitar a los cuatro artistas: cruzan como ellos la calle de doble sentido, copian sus movimientos y arriesgan sus vidas en más de una ocasión para hacerse una foto. Todos son amantes de la música de los Beatles, que hace 40 años se retrataron en esta ya emblemática calle londinense. La foto pasó a la posteridad para siempre, ya que se convirtió en la portada del último disco que grabaron juntos.

Ninguna otra carátula estuvo literalmente más cerca de los Beatles, ya que en ese paso de cebra estaba su estudio de grabación. "Los Beatles llegaron ya por la mañana al cruce", explica el experto en el grupo Richard Porter. "Eso para ellos era temprano, porque normalmente sus sesiones de grabación empezaban a las dos de la tarde. Pero se encontraron a propósito tan pronto para que los fans no molestaran en la sesión fotográfica".

El motivo era más cómodo para ellos que un viaje al Himalaya, ya que originalmente el disco iba a llamarse Everest. Así que en vez de ir a la montaña más alta del mundo, la foto fue bien sencilla: John Lennon, Ringo Starr, Paul McCartney y George Harrison cruzan de izquierda a derecha la calle. Todos de perfil.

Lennon tiene las manos en los bolsillos de su pantalón de traje blanco, y sólo McCartney sobresale un poco, porque está descalzo, no va al mismo ritmo y tiene un cigarrillo en la mano. Por detrás, se ve el escarabajo blanco que fue subastado más tarde y se encuentra expuesto en el museo de Volkswagen en Wolfsburgo.

Después de 40 años, miles de fans intentan captar ese mismo momento, para sufrimiento de muchos conductores que a menudo tienen que esperar porque la gente cruza la calle muy lentamente, se queda parada o retrocede para volver a empezar y hacerse la foto.

"Hay que llegar temprano. Entonces la luz es buena y no hay tanta gente", afirma un turista, Ansgar Bellersen, que acude para el aniversario justo cuando un padre de familia estadounidense ordena sin ningún humor y con voz áspera a sus cuatro hijos cómo cruzar para inmortalizarlos igual.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios