El próximo teatro estará en dos años

  • El espacio de la calle Torneo tendrá 2.700 metros cuadrados, el triple del recinto actual

Los responsables de La Imperdible creen que el nuevo teatro, ubicado en la calle Torneo, tardará dos años en estar finalizado. El proyecto se encuentra aún en una fase previa de construcción. "Están construyéndose los papeles, viendo qué queremos como sala y viendo también qué nos interesa como empresa. Hemos pasado del gran proyecto al proyecto que podemos hacer", explica Gema López. Junto con el arquitecto Daniel Gómez Valcárcel, estos profesionales de la escena están perfilando un complejo que incluye dos salas, una con capacidad para 400 espectadores y otra para 150, un bar y un restaurante, y un patio donde presentar los espectáculos concebidos para su representación al aire libre. Dado que el espacio está situado en los márgenes del río, la ausencia de vecinos permitirá la celebración de conciertos, como en su tiempo hizo el Almacén de la Imperdible. "Retomar eso es muy importante, porque le va a dar mucha vida. La idea es poner una biblioteca, que sea un sitio para almuerzos, que la gente pueda venir a desayunar. Se trata de un proyecto personal, como la casa de alguien. Los espacios no institucionales tienen su sello personal, y eso es lo que queremos ofrecer, que sea acogedor", opina sobre la iniciativa la directora artística de La Imperdible.

"Ha sido un proyecto largamente madurado, que ha pasado por toda clase de vicisitudes, empezando por la financiación", dice José María Roca sobre un proyecto que les costará "entre uno y dos millones de euros". El nuevo local, "magnífico, en el centro, abierto, cercano a la calle Baños", ocupa 2.700 metros cuadrados, "el triple de lo que tenemos ahora". Roca quiere volcar "lo aprendido todos estos años" en el nuevo edificio, que el director escénico contempla como "un contenedor de experiencias creativas".

Para facilitar una dramaturgia más moderna, el futuro local no será "un teatro a la italiana. El espacio es una caja, con todas las posibilidades que tiene eso de planteamiento escénico", detalla López, ilusionada ante algunos de los desafíos que se perfilan en el horizonte. Apunta que "La Imperdible, en cierto modo, había tocado techo, porque cuando algo funciona se produce cierta institucionalización del proyecto. Cambiar nos abre nuevas puertas al futuro, como trabajar con propuestas de creadores sevillanos, poder hacer coproducciones".

Roca incide en este aspecto, las nuevas líneas de trabajo que podrán desarrollar. "No hay sólo un planteamiento de exhibición, queremos que sea también un centro de producción", expone. "Lo que nos sostiene es eso, que existe este proyecto, si no estaríamos sobre un charco de lágrimas", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios