'A secas', una red de contactos y afectos

  • El CAAC acoge una cita concebida como escaparate de la creación joven y lugar de debate sobre el sector

Los artistas seleccionados para las jornadas, fotografiados el pasado viernes junto al director del CAAC, Juan Antonio Álvarez Reyes. Los artistas seleccionados para las jornadas, fotografiados el pasado viernes junto al director del CAAC, Juan Antonio Álvarez Reyes.

Los artistas seleccionados para las jornadas, fotografiados el pasado viernes junto al director del CAAC, Juan Antonio Álvarez Reyes. / víctor rodríguez

Comentarios 1

Entre los desafíos que debía encarar el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC), los responsables observaban que una de las asignaturas pendientes era prestar más atención a los jóvenes que se adentraban en la escena artística. "Nos dimos cuenta hace unos años de que el museo no había tratado apenas la creación contemporánea más actual, más allá de que se incorporasen algunos artistas a los fondos o se programaran exposiciones puntuales con su obra. Decidimos que queríamos hacer una apuesta en este sentido", recuerda el director del centro, Juan Antonio Álvarez Reyes. Con este propósito surgió A secas, unas jornadas en las que se indagaba en las narrativas e inquietudes de las últimas generaciones y en la que una selección de estos creadores, elegidos por un jurado, podían mostrar a críticos, comisarios y directores de museos su trabajo.

Tras aquella convocatoria, que se celebró en 2015, el CAAC ha promovido este fin de semana una segunda edición de A secas. Artistas andaluces de ahora, para la que han sido invitados nueve jóvenes entre los 25 y los 35 años: María Alcaide (Aracena); Pablo Capitán del Río (Granada), Cristina Fernández y José García Vallés (los dos de Sevilla); Alba Cortés (nacida en Cáceres pero residente en la capital andaluza); Natalia Domínguez y Christian Lagata (ambos de Jerez de la Frontera); José Carlos Naranjo (Villamartín, Cádiz) y Rafael Pérez Evans (Estepona). Un grupo en el que Álvarez Reyes detecta una clara renovación que deja atrás viejos parámetros: algunos de los escogidos remezclan objetos encontrados, se interrogan por los mass media, abordan la performance y convierten su cuerpo en herramienta principal de su obra, firman declaraciones de intenciones llenas de ironía para preguntarse por su oficio... "Se nota que las facultades de Bellas Artes están cambiando, porque antes dominaba la pintura, sobre todo en Sevilla el peso de la tradición era muy evidente, y últimamente las instalaciones, el vídeo son lenguajes dominantes, aunque eso no excluye que todavía haya pintores", expone el director del CAAC, que destaca asimismo que estos creadores "tienen una mayor formación frente a quienes les precedían, salen fuera, han hecho másteres, eso se refleja en su producción".

La iniciativa, a la que han asistido responsables de centros como el C3A de Córdoba, Tabakalera de San Sebastián o Matadero de Madrid, no se plantea sólo como un escaparate donde los artistas pueden analizar y compartir las líneas de su trabajo, y, así, en estos días se han desarrollado ponencias y debates sobre distintos aspectos del sector. En la red "de contactos y afectos" que teje A secas, los participantes están encontrando una energía muy estimulante. "Se están haciendo cosas que pueden competir con las ciudades más punteras", opina Christian Lagata. Para Rafael Pérez Evans, que dejó Málaga a los 17 años y en este tiempo ha vivido en países como México, Estados Unidos y Brasil, "es importante entrar en contacto con el sector de aquí y ver que no siempre hay que tirar para el norte, que se pueden generar proyectos en el sur. Looking South era uno de los asuntos que exploraba la Documenta de este año. En el norte hay más economía, pero aquí podemos crear vínculos, estudiar cómo relacionarnos, plantear alternativas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios