El sector de las artes escénicas andaluzas lanza un dramático SOS

  • El informe de ACTA insta a crear alianzas entre la iniciativa pública y privada

La crisis está afectando de lleno al sector de las artes escénicas y le ha conducido a una situación "insostenible", ya que, según el último informe de 2010, el número de funciones descendió un 67% respecto al año anterior en Andalucía [Sevilla es una excepción, con 16 salas en plena actividad] con la consiguiente pérdida de ingresos.

Estas conclusiones se recogen en el último informe de la asociación de empresas de artes escénicas de Andalucía (ACTA), que se basa en encuestas a las 52 empresas asociadas y que representan el 80% del sector en la comunidad andaluza.

La mayoría de los indicadores del sector en 2010 se retrotraen al año 2006, y otro dato revelador de la difícil situación que atraviesan las artes escénicas es que un 30% de las empresas se declaran a día de hoy inactivas o desaparecidas. Asimismo, el informe alerta de la disminución en un 20% de las ayudas públicas concedidas a la producción, muy por encima de la media general de recortes tanto en la Administración autonómica como de la nacional.

Ante este panorama la Asociación de Empresas de Artes Escénicas de Andalucía aboga por redefinir el papel del sector público y por buscar formas de gestión complementarias entre la iniciativa pública y la privada tanto en la producción como en la exhibición que permitan un crecimiento ordenado y planificado en el conjunto del sector.

En este sentido, ACTA recordó que reclamaba en 2008 la necesidad de "un replanteamiento urgente de la filosofía de ayudas al sector" y aboga por mecanismos que faciliten las utilizaciones de las infraestructuras escénicas públicas y por alianzas en el tejido empresarial andaluz.

Como autocrítica la asociación reconoció que el sector debe progresivamente dejar de depender de la administración y ser "fuerte, sólido y mayoritariamente autosuficiente", algo que ha sido imposible hasta ahora porque la "administración ha actuado impunemente desoyendo cualquier recomendación del sector privado".

El futuro del sector pasa, según ACTA, por definir con coherencia la inversión pública y privada en materia de cultura, por dejar de presentarse ante la sociedad como un sector subvencionado y empezar a trabajar en una nueva imagen, más empresarial y seria, con acciones y estrategias basadas en contenidos artísticos de calidad.

También será necesario definir un marco normativo que permita desarrollar el trabajo con un mayor margen de beneficio hasta llegar a ser un "sector sostenible, que no sostenido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios