La vida cotidiana se hace teatro

  • El Fest supera su ecuador con aumento en la venta de entradas · Dos Lunas interpreta 'Travesía de pequeñas historias'

Como en aquella canción que popularizó La Lupe, Puro teatro, la vida de cualquier espectador puede transformarse hoy y mañana en representación escénica gracias a la compañía Dos Lunas Teatro. Esta formación presenta dentro del Fest Travesía de pequeñas historias, una propuesta de teatro espontáneo en la que los actores interpretan las vivencias que el público va compartiendo con ellos durante el transcurso de su espectáculo.

Los integrantes de Dos Lunas, animadores de la escena sevillana desde sus actuaciones semanales en la sala Obbio, actúan a las 21:00 en la Sala Joaquín Turina dentro de la oferta del Fest. La directora Patricia Davis adelanta sobre la dinámica de este curioso paseo por las existencias cotidianasque "los espectadores son los que salen voluntarios, no los sacamos nosotros", advierte para que ningún asistente tímido sufra con la posibilidad de que el foco se dirija hacia él.

Por las experiencias previas, Davis sabe que las historias que se desencadenan gracias a la participación del auditorio serán inesperadas. "La gente nos cuenta historias graciosas o más duras, más difíciles. Nosotros no preguntamos con qué nos van a sorprender", declara la directora. Desde Dos Lunas han tenido que improvisar, incluso, escenas que no han ocurrido todavía. Por ejemplo, recuerda Davis, "una chica que había ido a una entrevista de trabajo nos pidió que interpretáramos el momento en que la llamaban para darle el empleo".

La imaginación también predomina en los otros dos espectáculos que reserva hoy la programación del Fest: Poemas para jugar a las casitas, de Escenoteca, y Filamento el farolero, de Xabi Larrea. Con funciones a las 10:00 y a las 12:00 en la Casa de la Provincia, Poemas para jugar a las casitas adentra a los niños, a través de un generoso repertorio de recursos, en los universos sensoriales de la poesía. La escenografía se compone de cinco casas -"¿a qué niño no le gusta meterse en una casita?", pregunta la directora Pepa Muriel-, cinco construcciones que representan distintos temas tratados por los poetas, entre ellos el mar, los sueños y el corazón.

También en la Casa de la Provincia, a las 11:00, el vizcaíno Xabi Larrea recrea la vida de los faroleros a través de una comedia que alterna técnicas teatrales y circenses.

Una semana después del comienzo del Fest, cuando esta nueva edición ha superado ya su ecuador, los organizadores expresan su satisfacción por los aires de consolidación que soplan en el festival. Pedro Álvarez-Ossorio, director de esta cita con las artes escénicas, esgrime varios argumentos para justificar el balance positivo. En primer lugar, la espectacularidad de la apertura, en la que la compañía Puja! deslumbró al público con una serie de acrobacias junto a la Giralda, ha tenido una "gran repercusión" en medios nacionales y ha propiciado que el festival se afiance en el panorama nacional.

El segundo motivo de agrado para los organizadores del Fest es la buena fortuna que ha acompañado la celebración de los espectáculos de calle. "A pesar de las inclemencias del tiempo, ninguno de los espectáculos se ha tenido que suspender, tan sólo se ha aplazado", precisa Álvarez-Ossorio. También han registrado una buena acogida los montajes programados en las salas. "Manuela Nogales, Ajo y Mastretta o Peter Shub han agotado las entradas, Ward Ward ha tenido muy buen aforo, el teatro infantil está todo vendido... Y también el número de abonos ha aumentado. A los dos días de empezar el festival, ya se había superado la cifra de abonos vendidos de la edición anterior", detalla el director escénico. Álvarez-Ossorio, que prevé ofrecer cifras concretas hoy o mañana, cree que este aumento se debe a "la calidad de la programación, hemos hecho un esfuerzo para que sea estupenda".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios