Acciones que no saben de fronteras

  • La asociación Gaia de Algeciras descubre a las mujeres de Larache el yoga, la biodanza y la psicoterapial solidaridad La Asociación de Madres Cherif Idrissi colaboró en esta iniciativa, en la que participaron unas cincuenta personas

La asociación Gaia de Algeciras logró hace unas semanas de manera natural reunir a diferentes capas sociales de la localidad marroquí de Larache en torno a actividades como el yoga, la biodanza y la psicoterapia. Unas modalidades de sobra conocidas aquí, pero que en el Norte de Marruecos son como un descubrimiento.

La idea partió el pasado verano cuando Gaia celebró por tercera vez unos talleres de animación y de teatro con niños de barriadas desfavorecidas. En aquella ocasión una doctora voluntaria impartió una charla de educación para la salud a las participantes de Escuela de Madres.

La iniciativa gustó tanto que las madres de los niños propusieron al colectivo organizar actividades para ellas. Fue el nacimiento de la Asociación de Madres Cherif Idrissi. Gaia y Cherif Idrissi colaboraron para desarrollar a finales de año por vez primer un trabajo conjunto. Desde Algeciras se desplazó una expedición compuesta por cuatro mujeres que se prestaron a realizar este trabajo social de manera voluntaria. Fue una médico, una psicoterapeuta, una profesora de yoga y una profesora de biodanza.

Las enviadas regresaron con un gran sabor de boca, igual que el que dejaron en las mujeres residentes en la zona marroquí. La presidenta de Gaia, Curra Berrocal, explicó que allí trabajaron con unas cincuenta personas de todo tipo de estamentos. Fue posible gracias a que la asociación Cherif Idrissi invitó a su vez a una representación de otros colectivos de la localidad.

Las actividades tuvieron lugar en el local de la asociación. Berrocal dice que regresaron encantados "porque el trabajo que hicimos fue muy bonito".

Explicó que la primera experiencia había tenido unos resultados redondos. "Es algo muy innovador. Somos mujeres con muchas inquietudes, con ganas de crecer y con la actitud abierta". Lo que se vio fueron mujeres aprendiendo y divirtiéndose en torno a actividades nuevas y que seguro que abrieron sus mentes. También las de sus maridos, que se mostraban igual de encantados.

La intención es que esta puesta en común no se quede sólo en la primera vez, sino que se repita en próximas fechas. Las mujeres incluso propusieron a la asociación algecireña que la experiencia fuera cada mes. En principio parece algo complicado que la frecuencia sea mensual, aunque sí que habrá una próxima vez.

Envía tus convocatorias a viviraqui@europasur.com

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios