Arcadio Ortega desmenuza sus vivencias en su libro 'La hora del té'

  • El poemario, que fue presentado anoche en la Casa de los Tiros, es un compendio "de vivencias y momentos de tristeza y esplendor" que el escritor ha vivido en el último año con gran intensidad

Comentarios 0

La hora del tées el título del último libro de versos del poeta, escritor y presidente de la Real Academia de las Buenas Letras Arcadio Ortega (Granada, 1938), que fue presentado ayer en la Casa de los Tiros por Antonio Chicharro y lectura a cargo de Elodia Rodríguez Campra.

El libro, según explicó ayer el propio Ortega, "es un conjunto de vivencias y momentos de tristeza y esplendor", escrito a lo largo del último año. "Son picotazos", añadió. "Los poemas nunca son trabajo de mesa: son momentos, años, historias".

Arcadio Ortega, autor de poemarios como Existir es el verbo, Crónica de un desguace o Ángeles sin sexo, ha hecho en su obra una reflexión sobre la nostalgia, el idealismo, el amor. El escritor dedica algunos de sus poemas a Pedro Soto de Rojas, Federico García Lorca, Rafael Alberti o Manuel López Vázquez.

Publicado por la editorial Alhulia en su colección Mirto Academia, La hora del té es una recreación, según el poeta, de su propia cotidianeidad, de los chispazos de realidad que se perciben a su alrededor y de las reflexiones íntimas que siempre hace al mirar el mundo.

Versos fluidos, imágenes precisas el uso a veces de la forma clásica son los ejes en torno a los que gira el libro, cuyo título hace referencia a esa hora imprecisa, entre la siesta y la vigilia, en la que surgen las imágenes del día. Es la hora en que también pueden asaltar al poeta la soledad o la melancolía, la tarde en ciernes.

Arcadio Ortega es un autor prolífico con más de una veintena de novelas y 14 libros de poemas incluyendo éste último. El escritor comenzó publicando en 1970 el libro de poemas Existir es el verbo, al que siguieron Ángeles sin sexo, Los bordes de la nada, El fondo del espejo u Ocaso en Granada. Entre su obra narrativa se encuentran Evasión de capital, Viento del sur, Candidato independiente, El hijo del presidente o Testamento. Su obra poética se caracteriza por un sentimiento de profunda reflexión alrededor de la vida cotidiana, las pequeñas cosas, los sentimiento, el paso del tiempo o el amor.

Sus novelas, por otra parte, siempre rezuman ironía y están conectadas con la realidad más inmediata, como Candidato independiente, que narraba los pensamientos de un político sin adscripción a quien le ofrecían la posibilidad de ser senador, o Testamento, la historia de un particular psiquiatra que presenta su testamento vital a un concurso literario y que, tras vencer, descubre que tiene un cáncer terminal.

Además de escritor y poeta, Arcadio Ortega es también ensayista, con publicaciones como Andaluces con paisaje, Café suizo o Granada a cinco voces. Los críticos destacan su forma de meditar sobre el mundo y sus raíces existencialistas que van jalonando prácticamente toda su obra.

En el acto de ayer no fue el poeta quien hizo la lectura de su libro, sino la locutora de radio y recitadora Elodia Rodríguez Campra. "Voy a tener la alegría y el placer de escuchar mis poemas en otra voz", decía Ortega poco antes de la presentación en la Casa de los Tiros, en un acto que había sido organizado por la editorial Alhulia y la Academia de las Buenas Letras.

La trayectoria de Arcadio Ortega lo convierte en un escritor peculiar y de tremenda voz personal que ha sabido labrarse un estilo al margen de modas o movimientos poéticos y cuya actividad tiene ya casi cuarenta años. Su abundante obra es testimonio de una gran fluidez estilística y de una gran riqueza de experiencias. Además de su trabajo literario, es habitual columnista de diferentes medios de comunicación impresos y fue crítico de cine junto a José Luis Garci en la revista madrileña Signos.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios