Concierto

El Barrio,compás rockero

  • El cantautor gaditano llenó un año más el Palacio de Deportes con la gira 'Noches de duende' y presentó su último disco, 'La voz de mi silencio'

Comentarios 3

No da pataditas al aire, no es un sex symbol, tampoco mueve la pelvis ni sale a diario en televisión de 'compadreo' con Buenafuente. Pero lleva años llenando allí donde va y vendiendo más discos que nadie. Granada no fue ayer una excepción y el Palacio de Deportes rugió con el cantautor gaditano, que presentó su último disco, La voz de mi silencio. Pero los ánimos no invitaban al recogimiento, precisamente. La mayoría de las 8.000 personas presentes habían hecho los deberes y se sabían al dedillo los nuevos temas. Comenzó con Quién soy y siguió con Vientos de otras tierras, El comienzo y Buena, bonita y barata, el exitazo del año en cuanto a politonos para el móvil se refiere. Fue el primer 'éxtasis' para los vecinos de El Barrio más popular del panorama musical. "Porque sin ti, ya no soy nada, en mi ceguera sólo manda tu mirada...", cantó el artista gaditano a coro con los presentes, muchos de ellos acarameladas parejas con la 'posturita' típica para los conciertos. A saber: la mujer bailando y el hombre -más cohibido- agarrándola por detrás aunque guarde perfectamente el equilibrio.

Y es que las canciones de El Barrio sirven para un roto -cuando una pareja se enamora- y para un descosido -con la inevitable ruptura-. Lo demostró el siguiente tema, Todo tiene su fin, la versión de Los Módulos que el del Barrio de Santa María ha hecho llegar al siglo XXI en plenitud de facultades. "Siento que ya llegó la hora, que dentro de un momento, te alejarás al fin..". Pura melancolía con guitarras eléctricas.

De hecho, el guitarrista flamenco, Juani de la Isla, no hizo su aparición hasta el siguiente tema, Sólo soy historia, lo que da fe del rumbo rockero que está tomando el artista gaditano. ¿Flamenquito? Sería para ex comulgar al que incluyera a El Barrio en el mismo saco de Andy y Lucas. Después llegó el frío Enero y una vuelta a los saltos en un centímetro cuadrado con Truco, del anterior disco Las playas de invierno. También cayó antes del descanso Amor de géminis, donde da un 'repaso' a los amantes de este signo del zodiaco: "Me tocará vivir amores que son cobardes, y que nunca dan la cara". Teniendo en cuenta que las letras de El Barrio son la Biblia para muchos, algunos se están pensando ya pasarse a Capricornio. Tras un descanso para el cantante la noche prosiguió con Marioneta, Mi muñeca y la única canción que el artista mantiene en su repertorio de su primera época, Mal deamores. Y después de un rato Llorando por Granada -con el que se metió aún más en el bolsillo al público- cantó un popurrí de canciones de Triana y un repertorio de bulerías, el plato fuerte de la noche. Al final de la noche, muchos se dirigieron hacia algunos locales que, dice la leyenda, frecuenta siempre El Barrio tras sus actuaciones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios