Berenice reúne los mejores versos satíricos 'contra la mala poesía'

  • Eduardo Chivite selecciona en una antología un conjunto de textos en los que escritores del Siglo de Oro español se lanzan críticas y burlas entre sí

Dice don Luis que me ha escrito/ un soneto; y digo yo,/que, si don Luis lo escribió,/será un soneto maldito. Estos versos, incluidos en La sátira contra la mala poesía, de Eduardo Chivite, forman parte de un poema que muestra la dura batalla que mantuvieron Luis de Góngora y Francisco de Quevedo durante el Siglo de Oro español. Pero no fueron los únicos. En esta guerra también participaron grandes clásicos como Lope de Vega y Miguel de Cervantes. Fueron tiempos en los que el poder de la palabra, mezclado con la astucia y la ironía del escritor, podía ridiculizar al adversario.

La poesía satírica fue un género que destacó en la literatura española en el siglo XVI. En ella impera un componente crítico y humorístico que intenta burlarse de asuntos como la política y la Iglesia. Uno de los temas más destacados fue la crítica contra la mala poesía de sus rivales. Ahora La sátira contra la mala poesía, recientemente publicado por la editorial Berenice, recoge una selección de textos pertenecientes a autores del Siglo de Oro español que escribieron contra los malos poetas de su tiempo.

La labor de investigación ha sido dura porque, como explica Chivite, primero se centró "en artículos de carácter satírico desde el año 1554 a 1610, y los seleccionados son los que hablan de otros autores o corrientes literarias", pero en negativo. En la búsqueda Chivite encontró manuscritos y cartapacios que incluían textos que respondían a estas características. "Hay un exhaustivo trabajo crítico sobre todo en los textos, no en los autores", explica el autor.

Entre los escritores más afamados destacan los hermanos Argensola, Lope de Vega, Góngora, Quevedo y Miguel de Cervantes; pero "también hay autores menos conocidos como don Juan de Mendoza y Manuel de Ledezma; otros son anónimos e incluso hay poemas que se publican por primera vez y otros que sólo se habían publicado una sola vez anteriormente", añade Chivite. Los poemas incluidos en La sátira contra la mala poesía tienen unas características comunes. En ellos suelen usarse tópicos como la mala realización y la falta de contenido, el uso de términos inventados y la burla y el desprestigio del contrario. "Todo ello con una sola intención: robar prestigio al otro", aclara el autor.

La poesía satírica española del siglo XVI tiene dos vertientes. Uno de los estilos de hacer sátira procede de Italia y se denomina formato horaciano. En España también había una manera autóctona. Sin embargo la sátira castellana era para mofarse, pero con buena intención. "Ambos estilos confluyeron configurando una nueva forma que se centra en la burla a otros poetas que gozan de notoriedad", explica Chivite. Ésta es la que el autor recoge en su antología poética.

Muchas son las cualidades que debe tener un poeta satírico. Chivite lo resume en una máxima. "Un buen poeta satírico tiene que decir de otro lo que está mal y tener la habilidad de hacerlo bien".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios