Blanca Li logra el Max de Danza por su montaje de 'Poeta en Nueva York'

  • La edición de este año, que se celebró anoche en el Teatro Lope de Vega de Sevilla, rinde tributo al coreógrafo Víctor Ullate por su aportación a las artes escénicas

Comentarios 0

La directora del Centro Andaluz de Danza, la granadina Blanca Li, se alzó anoche con el Premio Max a la Mejor Coreografía por su montaje de Poeta en Nueva York, el espectáculo producido el año pasado por la Consejería de Cultura para los veranos lorquianos del Generalife que ha logrado mayor éxito de público y de crítica. La también bailaora, que no consiguió el Premio Max a la Mejor Interpretación Femenina de Danza para el que también estaba nominada, dedicó el galardón a la consejera de Cultura, Rosa Torres, por el encargo realizado; a la ciudad de Sevilla, donde preparó todo el montaje; y al Teatro del Generalife de la Alhambra que vio la puesta de largo del espectáculo. Su mayor deseo, que su adaptación de la obra más surrealista de Lorca pueda mostrarse en otras ciudades de España y del resto del mundo. Que viaje y tenga vida.

Poeta en Nueva York, inspirada en la obra de Federico García Lorca, estuvo en temporada del Generalife del pasado verano, desde el 19 de julio hasta el 31 de agosto, con lleno de público todos los días. En este espectáculo se pone en escena más de 30 bailarines y músicos, combinando flamenco (con la cantante Carmen Linares y el bailarín Andrés Marín), hip hop y música jazz para evocar el choque cultural vivido por el poeta durante su estancia en la Gran Manzana.

En la gala de entrega de los Premios Max de las Artes Escénicas, que se celebró anoche en el Teatro Lope de Vega Sevilla, estaba también nominada la bailaora granadina Eva Yerbabuena, aunque no logró ninguno de los galardones a los que aspiraba.

Otro bailarín muy vinculado a Granada y al Festival de Música y Danza, Víctor Ullate, logró el reconocimiento del mundo de las artes escénicas por su aportación a la danza. El coreógrafo recibió el Premio de Honor de esta edición, que fue conducida por María Galiana y Carlos Álvarez-Novoa, por unanimidad del jurado. Este galardón reconoce la trayectoria de personas que "a lo largo de su vida se hayan distinguido por sus aportaciones singulares, entrega y defensa de las Artes Escénicas en general", .

El Premio Max a la Mejor Intérprete Femenina de Danza recayó en Mar Gómez por Dios menguante. Caracterizada por unir diversos recursos teatrales como la danza, el gesto, la música y el humor en sus creaciones, la valenciana homenajea en su obra al cine neorrealista italiano.

Por su parte, Francecs Orella fue galardonado con su segundo Premio Max al Mejor Actor Protagonista por su trabajo en Un enemigo del pueblo. Orella, que en 2003 recibió el Max al Mejor Actor por La caiguda, encarnó al doctor Stockman en Un enemigo del pueblo -un montaje del Centro Dramático Nacional, con una treintena de actores dirigidos por Gerardo Vera y con la adaptación del texto de Ibsen firmada por Juan Mayorga-.

El actor, que en esta edición de los Max competía con Juan Echanove y Alberto San Juan, ha trabajado con destacados directores de escena a lo largo de su carrera, como Josep María Flotats, Adolfo Marsillach, Lluis Pasqual o José Luis Gómez.

Como ya ocurrió en la gala de los Goya de la velada del domingo, Belén Rueda y Blanca Portillo se quedaron sin galardones. El Premio Max a la Mejor Actriz Protagonista recayó en Vicky Peña por su trabajo en Homebody/Kabul.La actriz consigue así su tercer Max como actriz protagonista, tras los que recibió en 2000 y 1998.

Marat-Sade, una producción de la compañía Animalario y el Centro Dramático Nacional, se alzó con el Premio Max al Mejor Espectáculo de Teatro, imponiéndose a Bebé y Plataforma en la XI edición de estos premios de las Artes Escénicas, cuya gala se celebra en el Teatro Lope de Vega.

Escupir en el tiempo, de Erre que erre, consiguió el premio al Mejor Espectáculo de Danza, categoría en la que también competía Santo y seña de Eva Yerbabuena S.L.

Las producciones Un enemigo del pueblo, Pequeños Paraísos y Marat-Sade fueron las obras que más distinciones, tres cada una, recibieron anoche. Un enemigo del pueblo fue galardonada con los premios a mejor composición musical, mejor adaptación de obra teatral y mejor actor protagonista -Francesc Orella-. Pequeños Paraísos recibió los Max al mejor espectáculo infantil, mejor figurista -Elisa Sanz- y mejor escenografía. Por último, Marat-Sade fue distinguida con las 'manzanas' al mejor espectáculo de teatro, mejor director de escena -Andrés Lima- y mejor empresario o productor privado -Animalario-.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios