Calle igualdad, número colaboración

  • Niños de todos los colegios aprenden en la casa taller municipal a realizar y compartir tareas domésticasl Casa Taller Centro Cívico Merca-Chana. De lunes a viernes. Los talleres se desarrollan en una única sesión de tres horas de duración en la sede de la casa taller.

Comentarios 0

En esta casa todos los habitantes quieren hacer las tareas del hogar. Ganan puntos cuando ponen la mesa correctamente y sus compañeros les corrigen si tienden las camisas con arrugas. La casa es un pequeño apartamento de una habitación con cocina y baño. Hay pequeños invitados todas las mañanas que durante tres horas aprenden a desarrollar las habilidades básicas que permiten a todos los miembros de la familia compartir el trabajo doméstico.

La casa no conoce el machismo y tanto niños como niñas aprenden juntos a poner la lavadora y a hacer una cama. Aquí aprenden que al tubo de la crema de dientes hay que ponerle el tapón porque sino se seca, que la ropa no se deja en el cuarto de baño después de ducharse y que si las camisas se tienden colgadas de una percha, se arrugan menos.

Ayer se clausuró el primer trimestre de clases en la casa escuela de La Chana. Desde que abrió sus puertas en octubre de 2007 y hasta junio de 2008 está previsto que más de dos mil personas pasen por este espacio lúdico-educativo. Además de niños, la casa recibe a adolescentes, hombres y mujeres solteros y ancianos a los que les enseñan a desenvolverse con soltura en las tareas domésticas. La concejal de Igualdad y Bienestar Social, Ana López Andújar, dijo ayer que a través de la casa escuela se pretende sensibilizar sobre la revalorización y dignificación del trabajo familiar doméstico fomentando el cambio de valores y actitudes.

La idea de esta iniciativa es fomentar la responsabilidad compartida en las tareas de casa tanto en hombres como en jóvenes y niños potenciando una complicidad afectiva en el espacio doméstico entre los padres y sus hijos.

Ayer, fueron los alumnos del colegio Arrayán quienes visitaron la casa taller. La pequeña Amina explica que el tenedor tiene que ir a la izquierda en la mesa y la cuchara a la derecha porque éste es el primer cubierto que se utiliza. Tiene la misma destreza poniendo la mesa que Samuel tendiendo la ropa. Lo hacen tan bien que a muchos de los asistentes a la jornada de clausura les gustaría llevarse a los niños a casa para que les ayudaran con las tareas domésticas.

"La casa es un espacio físico donde se realizan programas formativos cuyo contenido fundamental gira en torno a la conciliación de la vida laboral. Ahora sólo queda que lo apliquen en casa", dice la concejal de Turismo, Pymes e Imfe, María Francisca Carazo.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios