Alavista videojuegos

Cinismo, tesoros y aventura en el nuevo PS3

Las barreras entre el mundo del cine y el del videojuego son cada vez más difusas, y Uncharted: Drake's Fortune es en gran medida la clave de este desdibujado. Adscrita al género de aventuras, pero con la personalidad de un filme de los que dejan huella, la historia de Nathan Drake transita de los enigmas más fascinantes a los más extremos polvorines, en la búsqueda desenfrenada de la tumba de sir Francis Drake, supuesto antepasado del personaje, en cuyo interior puede hallarse la llave que abrirá un inmenso tesoro. Las referencias al cine no son casuales, tanto que Nathan Drake podría pasar por una calculada criatura de laboratorio, mezcla imposible entre la ecuanimidad de Indiana Jones y el cinismo del último 007, una muestra clara de que la solución química viene siendo la fórmula más eficaz de creación de personajes de cara a la audiencia. Para ratificar la relación cinematográfica, viene la creación del personaje de Elena Fisher, reportera que le acompañará durante toda la aventura y con quien surgirá una relación de la que en alguna ocasión, entre persecuciones de sicarios y piratas, saltarán las deseadas chispas.

Unos gráficos con la naturaleza selvática como leit motif, a medio camino entre el cómic y el hiperrealismo más exacerbado, se han convertido desde ya en marca de la casa. Una belleza formal que sin embargo no excluye las situaciones de peligro, redondeadas con la excelente jugabilidad, que alejándose de los "matemáticos" juegos de plataforma, consigue que manejar a los personajes no sea un calvario de exactitud vectorial sin concesiones. Definitivamente, nos encontramos ante un juego sólido, uno de los grandes de esta Navidad que nos viene, y que confirma la nueva Playstation 3 como una consola a tener muy en cuenta, más allá de nuevas versiones de juegos clásicos y algún que otro destello sin demasiada trascendencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios