La Coneja: "Le dije a Gadafi que parecía un patriarca gitano"

  • La bailaora granadina cautivó el pasado lunes al dirigente libio en el Palacio de El Pardo y le cantó unas bulerías

Su holgada trayectoria artística la ha llevado a actuar para importantes mandatarios de todo el mundo, pero en pocas ocasiones, ha relatado la propia María La Coneja, éstos habían quedado tan obnubilados como el líder de Libia, Muamar Al Gadafi, a quien le dijo que parecía "un patriarca gitano".

Esta granadina, que interviene en la compañía de su paisano Rafael Amargo, cautivó el pasado lunes al dirigente libio, para quien se organizó un espectáculo privado celebrado en el madrileño palacio de El Pardo durante su estancia oficial en España. La Coneja, nacida y criada entre las cuevas del barrio gitano del Sacromonte -cuna del arte flamenco granadino- y que pasea con orgullo su arte como bailaora y cantaora por los cuatro puntos cardinales, equipara su experiencia a las propias de Las mil y una noches y rememora con ímpetu cuanto se divirtió su anfitrión.

"Este hombre, que fue muy simpático y cordial, estaba alucinado y disfrutó bastante, ni parpadeó; creo que lo que hice le llegó al alma", comenta María, quien se atrevió a comparar al mandatario, al que se dirigió personalmente, con un patriarca gitano.

El arte de La Coneja contagió incluso al líder libio que, como comenta la propia bailaora, tocó tímidamente las palmas después de que le animaran a participar en la actuación, algo que no llegó a hacer. "Al final, nos dio la mano y un beso y nos hicimos una foto", relata ilusionada la bailaora, quien junto al resto de su compañía fue entonces invitada a actuar en el futuro en Libia.

En su actuación ante Gadafi no se olvidó de su Granada natal y deleitó al líder con el cante de unas bulerías que recuerdan a su tierra: "¡Ay de mi Granada, Granada mía!/ Ya no volveré a verte más en mi vía/ Y me da pena estar lejos de tu vera/ ¡Ay del sitio donde reposan los restos de mi morena!".

El interés de Gadafi por el folclore español quedó también patente el pasado fin de semana durante su visita privada a Málaga, donde asistió a la actuación de un grupo de cuatro gitanos flamencos, que bailaron y tocaron palmas, en un salón del hotel donde se alojó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios