Cuarenta niños recrean escenas en el Belén Viviente de Beas

  • l Nacimiento Hoy se puede visitar, en horario de 15.30 a 19.30 horas, en la nave habilitada en la calle Colón, en Beas.

El Belén Viviente de Beas, inaugurado el pasado 2 de diciembre, abre hoy sus puertas en horario de tarde, de tres y media a siete y media. El nacimiento, organizado por la Hermandad de Nuestra Señora de los Clarines, cumple su treinta y ocho edición. En esta ocasión se ha incorporado al conjunto la reproducción de un yacimiento minero y se han realizado cambios en la escena de la Anunciación.

El nacimiento , que ocupa una superficie de 2.400 metros cuadrados, se encuentra en una nave en la calle Colón. Cuarenta niños recrean las escenas bíblicas relacionadas con el nacimiento de Jesús así como otras costumbristas propias de la provincia onubense. En este sentido, los visitantes podrán ver un lagar, la tahona del pan, una zapatería, la taberna, el talabartero, la mina o el trabajo que se desarrolla en el puerto. Todos los pequeños están caracterizados como personajes típicos de la imaginería del Nacimiento, incluidos los pastores, la Virgen María, San José, el Niño y los Reyes Magos.

El objetivo de la Hermandad de Clarines es superar las 40.000 visitas registradas en las navidades de 2006. El atractivo turístico de este belén de características propias ha motivado que la organización haya empezado a tramitar la declaración de este nacimiento como Bien de Interés Cultural de carácter no permanente.

El origen del Belén Viviente se remonta a 1960. El 20 de febrero de este año hubo un temblor de tierra en Beas y la ermita de la Virgen de Clarines, Patrona del municipio, sufrió daños en su estructura y cubierta, la junta de gobierno de la hermandad tuvo entonces la idea de recrear un belén con personas y animales para recaudar fondos para arreglar la ermita.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios