Digital 21 pone el ritmo electrónico a la fiesta 'rave' de la sala El Tren

  • Miguel López presenta esta noche en directo los temas de 'Nuclear', su tercer álbum, donde evoluciona hacia propuestas pioneras en el sonido digital

"No me gustan las copias ni de mí mismo. Me gusta mantener el riesgo". Así de seguro y contundente define el malagueño Miguel López Mora lo que supone el proyecto Digital 21, del que es su auténtica esencia. Músico, compositor, cantante, arreglista, programador, productor, director de videoclips, realizador, dj, diseñador y realizador de vídeos, López será esta noche el plato fuerte del Festival Circus Rave de la sala El Tren, donde presentará en directo Nuclear, su tercer álbum.

Un concierto de Digital 21 implica trasladar al directo un concepto musical muy propio y convertir el escenario en un pequeño estudio. Habrá una mesa de dj, un portátil para lanzar las bases electrónicas, sintetizadores, luces, guitarras, sitares, baterías, megáfonos, micrófonos y un apoyo audiovisual a partir de imágenes creadas por él mismo que pretenden simbolizar "todo lo que pasa" por su cabeza mientras tiene lugar una actuación. "Necesito sentir mi implicación en todos los pequeños detalles de lo que hago. Cuando creo un tema me importa todo lo que le rodea y se convierte en la forma de sacar fuera mi energía y expulsar mis propios demonios, como decía Radiohead", explica López, quien ha formado parte de varias bandas de rock y que comenzó su andadura en solitario hace casi dos décadas.

Nuclear ya ha revolucionado las pistas de baile más exigentes de buena parte de Europa, donde Digital 21 es un fenómeno que se codea con gente como los Portishead. Se trata de un álbum que responde "al momento" y a todo el "compromiso" que mantiene con su alrededor: "Necesito sentirme cómodo con lo que siento y poder expresarme sin tapujos. No quiero tener límites en lo que hago ni hacer cosas que no me digan nada, necesito que todo lo que haga se mueva por unas motivaciones concretas". Esa pasión es la que se convierte en el hilo conductor de sus anteriores trabajos, "dos auténtico autorretratos" que explican con música las etapas de su vida. "Si mi segundo disco era la muestra de la depresión y la tormenta que sacudían mi vida, Nuclear es el reflejo de una etapa más brillante, con muchas ideas", añade.

Temas como Sálvame, Alarma, Rock=Guitars=Sex o 25 hours party people -su favorito- se han convertido en referentes de la electrónica internacional a partir de bases certeramente construidas con ritmos de sencilla apariencia y arreglos potentes que consiguen clavar sus estallidos en quien los escucha sin renunciar a la capacidad de comunicación. Es la (pequeña) excentricidad de un 'músico del Renacimiento' que adora participar de cada pieza del enorme puzzle que son cada una de sus creaciones: "Nuclear expresa cómo me relaciono con el mundo y las personas y abre una tercera vía que es la de la alegría y el disfrute con lo que hago y lo que provoco en los demás".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios