España y Odyssey no consiguen fijar un compromiso de confidencialidad

  • La compañía, que lo exige para evitar que se conozca la localización del barco del tesoro, aventura que el asunto requerirá la intervención de los tribunales · El acuerdo parece estar lejos todavía

La empresa estadounidense Odyssey y el gobierno español no han llegado todavía a un acuerdo de confidencialidad sobre el tesoro de monedas de plata y oro hallado en mayo pasado, informaron los dos implicados.

"Ambas partes hemos hecho progresos, pero todavía no hemos alcanzado un acuerdo de confidencialidad", manifestó Odyssey en una breve declaración.

Un juez estadounidense pidió el pasado 26 de noviembre a la compañía de exploración submarina y al Gobierno español que pactasen un acuerdo de confidencialidad que fuese satisfactorio para ambas partes, acuerdo que hasta la fecha no se ha materializado.

La compañía estadounidense, con sede en Tampa (Florida), expresó su deseo de mantener un cauce de diálogo con España pero señaló que, con toda probabilidad, "se requerirá la intervención de los tribunales".

La próxima audiencia pública, previa a un posible juicio, fue fijada el mes pasado para el 10 de enero en el tribunal Federal de Tampa.

"No se ha alcanzado un acuerdo de confidencialidad por ahora", confirmó James Goold, el abogado que representa al Gobierno español y que exige a Odyssey que les facilite información detallada sobre el tesoro valorado en más de 500 millones de dólares (350 millones de euros).

Preguntado sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo en los próximos días, Goold indicó que "no quiere hacer predicciones", pero que, de momento, "no hay acuerdo", recalcó.

Mark A. Pizzo, el magistrado encargado del caso, propuso a ambas partes el pasado mes de noviembre que trabajasen de manera conjunta con objeto de llegar a un acuerdo de confidencialidad aceptable, algo que parece quedar bastante lejos todavía.

El juez "no aprobó" entonces, según Goold, la petición de confidencialidad que Odyssey exigía al Gobierno español antes de acceder a la información suministrada al tribunal de Tampa, en la que se especifica el lugar exacto del tesoro, entre otros detalles.

En los tribunales de Florida se libra una sórdida batalla legal sobre el pecio extraído por Odyssey en la operación denominada Cisne negro y que España reclama con firmeza.

El pasado 18 de mayo la empresa anunció el hallazgo de un tesoro valorado en más de 500 millones de dólares que, según el Ministerio español de Cultura, es un "cargamento extraído de un pecio de bandera española". Odyssey ha reiterado en numerosas ocasiones que se trata de un tesoro compuesto por monedas de plata y oro y otros objetos de valor, que fue extraído fuera de las aguas jurisdiccionales de España y que ellos han cumplido con todos los requerimientos legales.

El presidente de Odyssey, Greg Stemm, explicó en semanas pasadas que era de vital importancia un acuerdo de confidencialidad por parte de España, para evitar así que se conozca el lugar exacto del yacimiento. Stemm sostuvo que "sería irresponsable difundir datos que permitieran la localización del sitio arqueológico" y que cualquiera con unos mínimos recursos "pudiera tener la tentación de tratar de rescatar más objetos de valor".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios